Orozco y Greg: las dos varas

Hacienda facilita inversión bursátil en infraestructura y sector energético
Por:
  • larazon

Las que siguen son las historias de dos candidatos a gobernador para las elecciones del domingo, envueltos en líos con la justicia desde hace seis meses: el oficialista Martín Orozco (Aguascalientes) y el opositor Greg Sánchez (Quintana Roo).

Veamos la del panista Orozco:

El 11 de febrero el juez Sexto de lo Penal, Alfredo Quiroz García, libró orden de aprehensión en su contra por considerarlo culpable de uso indebido del cargo de alcalde de Aguascalientes en la compra de un terreno público.

Orozco compró el predio, de mil 335 metros cuadrados, en un millón 275 mil pesos, cantidad infinitamente inferior a su coste real, además de adquirirlo gracias a información privilegiada que logró cuando era alcalde.

El 22 de abril el IFE local no le otorgó la candidatura a gobernador por contar con un auto de formal prisión, pero el 13 de mayo se la restituyó porque Orozco presentó un amparo para evitar la cárcel.

Este sábado el juez revivió el proceso y Orozco enfrenta una segunda orden de aprehensión. Aun así, César Nava, líder del PAN, adelantó que su candidato no sólo participará en las elecciones, sino que las ganará.

“Ha valido la pena creer en Martín: un hombre bueno para el estado de la gente buena”, dijo Nava.

Orozco tiene un amparo, pero únicamente para la orden de detención de febrero, no para la del sábado, para la cual deberá tramitar otro: o puede ser detenido.

Veamos la de Greg:

El 15 de enero la PGR informó al ex alcalde de Cancún, entonces candidato del PRD a la gubernatura de Quintana Roo, que estaba siendo acusado de narcotráfico, lavado de dinero, crimen organizado y tráfico de personas.

En mayo un juez de Toluca negó a la PGR una orden de aprehensión contra Sánchez, al considerar endebles los cargos imputados. Pero, en un hecho inédito desde el punto de vista jurídico, se la pidió a un juez de Nayarit, el cual sí la obsequió.

Las cuatro acusaciones contra Sánchez proceden de un denunciante anónimo y de testigos protegidos: uno de éstos, Zajed, ha declarado más de cien veces en procesos de delincuencia organizada, por lo cual recibe de la PGR un sueldo de 20 mil pesos mensuales.

Sánchez no se amparó para evitar la detención y fue apresado el 25 de mayo. Se encuentra preso en el penal de Nayarit y su candidatura fue anulada. Las autoridades electorales de Quintana Roo le negaron sus derechos políticos por estar preso.

Si los dos casos son iguales, ¿por qué Orozco sigue en campaña y Sánchez está preso? La respuesta la dio César Nava el sábado en un mitin de campaña en Aguascalientes:

“Martín sabe para qué es el poder”.

ruben.cortes@3.80.3.65

Twitter: @ruben_cortes