Oscar Alvaro Montes de Oca

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Javier Solórzano Zinser

La historia se ha repetido al menos cuatro veces en dos años. A pasajeros mexicanos, procedentes de Colombia o Perú, les cambian las maletas con todo y su identificación.

Cuando los viajeros van a la banda a recoger sus maletas, éstas no aparecen. Ante ello, se hace la reclamación para lo que se pide llenar un formulario con información del equipaje, lo que incluye el número de folio.

A partir de ese momento puede empezar una auténtica pesadilla, como le sucedió el fin de semana a Óscar Álvaro Montes de Oca. El joven sociólogo, trabajador de la UAEM, había pasado unos días con sus amigos de la Universidad de Quilmes, en Buenos Aires, donde había estudiado una maestría, aprovechando las vacaciones de verano.

Óscar buscó para su viaje los mejores precios. No le importó que el avión hiciera un gran número de escalas. Al regreso registró su maleta desde Buenos Aires hasta México, para no tener que bajarla en cada aeropuerto, el servicio lo ofrecen las aerolíneas. La maleta registrada era fácilmente identificable, es de las que se cuelgan en la espalda y en las que cabe casi todo. Se quedó con una mochila en su poder, en la que llevaba documentos personales, libros y cuadernos.

Óscar le había dicho a sus padres que les hablaría a su llegada sólo en caso de que fuera en horas en las que no estuvieran dormidos, nos dice su padre, Óscar Álvaro Leyva, abogado del Edomex. A las tres de la mañana, los padres de Óscar fueron despertados por la llamada de su hijo, “el susto fue mayúsculo”.

Les cuenta su hijo que después de que le habían dado una maleta que no era suya los agentes la habían abierto con desatornilladores ante la negativa de Óscar de hacerlo. Encontraron 20 kg de cocaína en una maleta que ni remotamente se parecía a la suya, que registró en Buenos Aires.

La reacción de solidaridad en la UAEM, y en general de amigos y compañeros, es impresionante. Son prueba de que Óscar es un gran tipo, que se ha ganado el respeto y cariño en la UAEM y fuera de ella. Le han hecho una jugada ignominiosa de la cual debe salir bien librado. No es la primera vez que pasa; alguien en el absurdo diría que son daños colaterales.

Lo cierto es que en este país las autoridades dejen que las malas cosas les pasen a las buenas personas.

 RESQUICIOS. Así nos lo dijeron ayer:

* Al deterioro del plantea se vino el cambio climático. México fue el segundo país en tener una ley de cambio climático, sólo detrás de GB: Dra. Ma. Amparo Mtz. Dir. Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático.

solorzano52mx@yahoo.com.mx

Twitter: @JavierSolorzano