Miércoles 25.11.2020 - 13:23

Otra guerra

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La filtración de los dichos de un tal “Mateo”, testigo protegido de la PGR, que acusa al candidato Añorve, es una canallada más de la guerra electoral que arrancó este año.

Porque ese eso: una guerra electoral en contra de un partido, el PRI, y va a durar hasta julio del próximo año.

Tal vez sería inconveniente que ganara el PRI la Presidencia. Tal vez no. En todo caso quien tiene que dilucidar y elegir es el electorado.

Lo que no deja dudas es que esa guerra, la electoral, dejará maltrecha a la sociedad, a la democracia y a la nación.

El gobierno no puede embarcar al país en una guerra para exterminar a un partido político, pues piensa que no debe ganar ninguna elección más.

Ya se veía venir la utilización de testigos protegidos con fines político-electorales, es cierto, pero no desde el inicio del año.

En la primera elección, ya apareció esa arma execrable que son las filtraciones a los medios de declaraciones a modo de testigos protegidos.

Después la PGR aclara que por sí solos esos dichos no tienen valor probatorio.

¿Y qué importa? Palo dado, ni Dios lo quita.

En esta columna se apuntó el lunes 6 de diciembre, a raíz de que a Osiel Cárdenas le dieron una condena baja en Estados Unidos y lo tienen en un penal de mediana seguridad, en Atlanta:

“Lo que Osiel haya negociado lo vamos a conocer dentro de poco: cuando se acerquen las elecciones presidenciales y se filtren ‘testimonios’ suyos contra quienes se le diga que hable”.

“Así es que se trata de un golpe anunciado. Ahí viene la lluvia de testimonios de testigos protegidos en contra de los adversarios de los candidatos del gobierno, o del gobierno mismo, o revires de los primeros”.

Apenas pasó un mes de esa advertencia y ya tenemos a un testigo de la PGR que acusa al candidato adversario del candidato del gobierno.

Dos días después de que Ángel Aguirre se convirtió en candidato del partido en el gobierno, le llegó ese regalo que es una filtración de lo que dijo “Mateo” contra el candidato del PRI, Manuel Añorve.

Y la filtración sale justo cuando Añorve, por ley, ya no puede defenderse.

Faltan el Estado de México, Michoacán y la Presidencia.

Lo que viene no es agradable, no es democrático ni es legal.

Aún hay tiempo de detener esa guerra. Las mentes más lúcidas del gobierno, que las hay, tendrían que advertir los riesgos de una lucha así.

Los dos años que le quedan a la presente administración pueden ser para fortalecer la unidad en la lucha contra el narco, a favor de la productividad y la cohesión social, o gastarlos en una nueva guerra.

phl@3.80.3.65

Twitter: @phiriart