Jueves 13.08.2020 - 20:51

PAN y AMLO, se unen por Oaxaca

Mayor venta en restaurantes por baja en tarifas energéticas
Por:

Parece una sinécdoque, esos tropos poéticos o paradojas de las que es aficionado Ricardo Arjona en las letras de sus canciones, al estilo de “estoy solo como un niño en un asilo de ancianos” o “solo como se siente sin amantes la alcoba”.

Pero es casi un hecho el anuncio del presidente del PAN, César Nava, de que buscaría alianzas con el PRD, el lopezobradorismo y demás miembros del Frente Amplio Progresista: PAN, PRD, PT y Convergencia se unirán para enfrentar al PRI en las elecciones de Oaxaca en 2010.

El candidato de esta coalición sería Gabino Cué, actual senador por Convergencia y hombre de todas las confianzas de Andrés Manuel López Obrador, de quien es recurrente escudero en las giras que está realizando desde hace un mes por pueblos oaxaqueños.

Gabino y Nava tienen amarrada la alianza, cuyo artífice ha sido el senador panista desde hace tres años Diódoro Carrasco, ex gobernador priista de Oaxaca y, también, cercano a Cué.

La verdad es que el hombre de AMLO, Nava y Carrasco es el mejor que se les podía haber ocurrido, pues lleva tres años haciendo campaña desde el Senado, con todos los dineros públicos que esto significa; y muestra arraigo en la entidad.

Y posee la fuerza que da esa mezcla alucinante de ansias de poder y de venganza: quiere gobernar y, a la vez, cobrársela a los priistas que, encabezados por el actual gobernador Ulises Ruiz, casi lo meten en la cárcel al acusarlo de peculado cuando fue alcalde de Oaxaca.

Antes el ex gobernador José Murat igualmente estuvo a punto de ponerlo tras las rejas, involucrándolo en su tristemente célebre autoatentado.

De todos modos, este eterno aspirante a la gubernatura es un hueso duro de roer para Ulises Ruiz, cuyas cartas para frenarlo no parecen imponentes: los diputados electos Eviel Pérez Magaña y Jorge Franco y el senador Adolfo Toledo.

Pérez Magaña coordinará al “Bronx tricolor”, como se le conoce en San Lázaro a la bancada oaxaqueña, que esta vez tiene 14 integrantes. Franco es actual subsecretario de Gobierno de Ruiz y se incorporará al “Bronx” el 1 de septiembre.

Como sea, la virtual coalición PAN-PRD-PT-Convergencia sería el mayor contrasentido político del sexenio del presidente Felipe Calderón, quien no podría estar ajeno al engendro ni a sus consecuencias: una pugna loca con el partido al que tendrá que recurrir para todo en el Congreso.

Así que, pensándolo mejor, bastante poco tendría esto de sinécdoque o tropo poético.

Más bien sería una demencia, una alienación, una locura, un trastorno, un delirio: una alucinación.

ruben.cortes@3.80.3.65

fdm