Pension universal, desincentivo a ahorro formal

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Ángeles Aguilar

La vida sigue su curso… y es que con el avance de la tecnología médica y el mejor entendimiento de los padecimientos, la expectativa de vida para los seres humanos ha mejorado.

Actualmente, de acuerdo con el Banco Mundial, en América Latina la población vive hasta 78 años.

Si bien, esta es una excelente noticia, la realidad es que para muchos el dinero no será suficiente para llevar una vejez digna y ahí es precisamente donde radica el reto para los sistemas de ahorro para el retiro.

Ayer, la firma colombiana SURA, que comanda Pablo Sprenger, dio a conocer el libro Cómo fortalecer los sistemas de pensiones latinoamericanos, con una evaluación que no tiene desperdicio y en donde se recopilan una serie de prácticas y recomendaciones para dar salida a este añejo tema…

 El viejo rostro de la pobreza… En nuestro país, si bien se ha avanzado de forma positiva en cuanto a la calidad de las pensiones y la cobertura de las mismas, la realidad es que solamente un 35% de la PEA ahorra para la vejez.

El estudio muestra claramente que aún persisten barreras estructurales que no favorecen la penetración del ahorro.

Por un lado, el mercado informal alcanza al 60% de la población, mientras que el desempleo, la rotación laboral y la inactividad acotan la densidad de las cotizaciones. Apunte que en los últimos tres años este indicador apenas rozó en promedio un 70% de lo que requieren los trabajadores para jubilarse.

Por si fuera poco, existe un profundo desinterés en el tema por parte de los trabajadores, que desconocen el funcionamiento del sistema de pensiones y la importancia de ahorrar para llegar a viejo...

 Una limosna para este pobre viejo… Bajo este panorama, el gobierno ha implementado una serie de medidas asistenciales para aliviar la pobreza en la vejez, entre las que se encuentra el esquema “65 y Más” y muchos otros programas locales.

Se estima que en el territorio hay 13 esquemas sociales de ayuda para los adultos mayores. Sobra decir, sin embargo, que estos esfuerzos han sido insuficientes, pues en el mejor de los casos el beneficio corresponde al 50% del salario mínimo mensual del DF.

Alejandro Villagómez, especialista del CIDE, puntualiza que los programas no contributivos adolecen de planificación y transparencia, por lo que no es posible saber si existen duplicidades entre sus beneficiarios.

Además, de acuerdo con el experto, en muchas ocasiones las ayudas gubernamentales lejos de ayudar, generan efectos negativos sobre la oferta de trabajo y los incentivos para cotizar.

La propuesta en este sentido es que los apoyos gubernamentales se destinen a fomentar el ahorro voluntario y a estimular la participación en el sistema contributivo, o sea el de pensiones, pues caso contrario serán sólo un alivio temporal y a larga empeorarán la delicada situación. Mucho ayuda el que no estorba…

En junio, CONSAR también con Telecomm

Porque si no es ahora…será en junio cuando finalmente el programa de aportaciones voluntarias podría entrar en las mil 650 unidades de Telecomm, que comanda Jorge Alberto Juraidini.

Carlos Ramírez, cabeza de Consar, dice que tras prácticamente un año de la salida de este programa, por fin ya todo está listo y sólo se espera a que termine la veda electoral…

aguilar.thomas.3@gmail.com

Twitter:@AngelesAguilar3