Persiste volatilidad, tipo de cambio cerca de 19 ps/dl

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Tras una semana de noticias de política monetaria flexible, los inversionistas buscarán nuevos indicios sobre un posible incremento en las tasas de interés estadounidenses en este año. Los datos económicos que se presenten en los siguientes días, tanto de México como de Estados Unidos, serán relevantes para la operación financiera.

En la semana pasada el mercado financiero mexicano operó a la baja ante la expectativa de que las tasas de interés subirán en el mediano plazo y bajo la incertidumbre del resultado en el proceso electoral de Estados Unidos. Después de que el comunicado del banco central resaltó una mejora en el mercado laboral y una reducción en los riesgos externos, se anticipa que en este año, posiblemente en diciembre, se anuncie un alza en la tasa de referencia de Estados Unidos. Las apuestas de que esto suceda, en el mercado de derivados, son de 34% por lo cual los datos de nómina no agrícola y desempleo, que se darán a conocer el viernes, serán determinantes en la operación financiera.

En el inter, el mercado jugará con datos económicos locales que le ayudarán a definir dirección. Al iniciar la semana el Banco de México presentará la encuesta de indicadores económicos entre economistas privados y habrá que estar atentos al dato del PIB, la inflación, el tipo de cambio y la creación de empleo. Espero que las estimaciones de actividad económica se mantengan de estables a cambios marginales, donde el consumo interno seguirá siendo el motor de crecimiento, donde juega a favor la depreciación del peso.

En esta semana se dará a conocer el monto de remesa que se recibieron en junio, estimado en un monto alrededor a 2,300 millones de dólares. Es importante mencionar que en dicho periodo la tasa de desempleo general de los migrantes mexicanos residentes aumentó en Estados Unidos, de donde se origina la mayor parte de las remesas a nuestro país.

Además del dato de remesas. En esta semana se dará a conocer la inversión fija bruta de capital (IFB) de mayo con un crecimiento estimado de 1.5%, estabilidad en la confianza del consumidor a junio y crecimiento moderado en el consumo privado de mayo.

En tanto los datos sean positivos, la volatilidad que puede generar la espera de los indicadores estadounidense puede ser moderada. Al igual que en la semana pasada se espera que la demanda de bonos se centre en los de mercados desarrollados, como el estadounidense y alemán, lo cual mantendrá bajo presión al tipo de cambio. Respecto al mercado bursátil, el fin del periodo de reportes trimestrales, con un saldo positivo, pudieran sostener nuevas compras, que pondrán a prueba los 47,200 puntos, nivel que de superarse podría impulsar un alza hacia los 47,800 enteros, de otro modo el mercado corre el riesgo de perder las 46,000 unidades en el corto plazo.