Pistas infalibles: la mujer y el dinero

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • bibiana_belsasso

La oficina de Control de Bienes de Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, nombró esta semana a Altagracia Espinoza Aguilar, la pareja sentimental de Rafael Caro Quintero, como Narcotraficante Especialmente Designada de Conformidad con la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros, la Ley Kingpin.

Según el comunicado del Tesoro estadounidense, Espinoza Aguilar trabajó con Caro Quintero para la compra de bienes raíces y distintas actividades comerciales a su nombre.

Caro Quintero, el famoso narcotraficante de los años ochenta, conoció a su actual pareja cuando ambos estuvieron recluidos en Puente Grande. Las autoridades estadounidenses han dicho que Espinoza ha tenido vínculos con el tráfico de drogas desde hace mucho tiempo.

En el 2008 fue detenida junto con su entonces marido, un narcotraficante colombiano, acusada de tráfico de drogas y lavado de dinero. La condenaron a prisión y llegó al penal de máxima seguridad de Jalisco, donde entabló relación con el capo.

Las autoridades estadounidenses aprovecharon el anuncio de la aplicación de sanciones en contra de quien también se hace llamar Diana Espinoza para reiterar su compromiso de llevar ante la justicia a Caro Quintero por el asesinato del agente de la DEA Enrique Kiki Camarena.

El propio comunicado del Departamento del Tesoro de Estados Unidos dice que Caro Quintero fue liberado 12 años antes de concluir su sentencia.

Y es que después de 28 años en prisión un tribunal colegiado repentinamente se dio cuenta de que el capo Rafael Caro Quintero, acusado del asesinato del agente de la DEA Enrique Kiki Camarena, había sido juzgado por el fuero federal cuando debió ser juzgado por el fuero común. Era una incongruencia de los jueces, pero eso no impidió que fuera puesto en libertad. Dos días después otro juez emitió una nueva orden de aprehensión con fines de extradición a Estados Unidos.

Desde entonces Caro Quintero ha dado una intensa batalla legal para evitar ser nuevamente detenido y enviado a la Unioón Americana.

El haber liberado a Caro Quintero es un tema que impacta mucho más a los estadounidenses que El Chapo Guzmán.

El que haya asesinado al agente de la DEA ha sido una gran afrenta. Me tocó estar en la Secretaría de Seguridad Interna y en la entrada principal en letras grandes está inscrito el nombre de Enrique Camarena. Es un héroe en Estados Unidos. Y para ese país que hayan soltado a su asesino 12 años antes de que terminara su condena ha sido muy duro.

La DEA actualmente ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por información que conduzca a la captura del capo.

Tras varias instancias en las cuales le fue negado el amparo, su defensa recurrió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y finalmente en junio de 2015 el juez federal Gilberto Romero negó dicho recurso y con ello desechó la última oportunidad que tenía por la vía legal el narcotraficante para cancelar la orden de aprehensión.

Rafael Caro Quintero, a pesar de que salió de prisión por un mecanismo legal, hoy es prófugo de la justicia. Estados Unidos quiere dar con su paradero.

Y mientras tanto le siguen pistas generalmente infalibles: a su mujer y el dinero.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter: @bibianabelsasso