Política monetaria: en el límite restrictivo

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • arturov-columnista

El 22 de junio pasado, en un ambiente donde la inflación general alcanzó una tasa de crecimiento anual de 6.3% durante la primera mitad de junio, Banxico incrementó la tasa de política en 0. 25 puntos porcentuales. Este movimiento de mayor astringencia monetaria estaba previsto por prácticamente todos los analistas del sector financiero, tal y como lo apuntó la Encuesta Citibanamex del 20 de junio. No obstante, hay posibilidades de que la austeridad monetaria haya alcanzado su límite.

El nerviosismo del banco central no es menor frente a la galopante dinámica de la inflación, que por cierto, está muy por arriba del 4.0%, que es el límite superior de la banda de variabilidad del objetivo puntual de inflación (3.0% +/- 1.0%). En su comunicado de política monetaria, Banxico enfatizó que el incremento en la tasa de interés tiene dos objetivos fundamentales: (1) fortalecer el anclaje de las expectativas de inflación de mediano y largo plazos —ello a pesar del aumento persistente de las expectativas de corto plazo; (2) reforzar el impacto de la política monetaria para lograr la convergencia de la inflación a su meta puntual de 3.0% hacia finales del año siguiente. En paralelo, Banco de México también apuntó que la decisión de política monetaria tomó en cuenta –como es de esperarse- el incremento en la tasa de fondos federales de la Fed, la semana previa.

Cabe destacar que en el comunicado de Banco de México se apuntan otras consideraciones de política económica no menos importantes. En primer lugar, el hecho de que Banxico considere que el nivel que alcanzó la tasa de política monetaria de 7.0% sea “congruente con el proceso de convergencia eficiente de la inflación al objetivo de 3%”, manda una señal de que no se anticipan mayores incrementos a la tasa de interés en lo que resta del año.

Claro, esto último siempre y cuando no se descomponga drásticamente la trayectoria de la inflación hacia niveles no previstos por la autoridad monetaria.

Esta expectativa de que los aumentos de la tasa de interés podrían haber terminado, se consolida con el hecho de que un miembro de la Junta de Gobierno votó en contra de la decisión de subir la tasa. Esperamos ver esta visión de Banxico consolidada en las expectativas, ya que de acuerdo con la última Encuesta Citibanamex, el consenso todavía anticipa un aumento de 0.25 puntos porcentuales en la tasa de interés para lo que resta del año.

Asimismo, las consideraciones arriba mencionadas ponen en un plano muy relevante las trayectorias de inflación y crecimiento económico. De acuerdo con los balances de riesgos del banco central, hay un sesgo más acentuado a la baja en las expectativas de crecimiento, en tanto que los riesgos inflacionarios se perciben más equilibrados.

En consecuencia, parecen estar dados los límites de la política monetaria restrictiva, más bien podríamos anticipar que, frente a un desempeño más benigno de la inflación respecto a lo esperado, cobrara fuerza la expectativa de un impulso al crecimiento, a través de una reducción en la tasa de interés, pero ello todavía es más un deseo que un escenario con probabilidades mayores.

avieyra@banamex.com

Twitter: @ArturoVieyraF