¿Por qué Mancera no lo presume?

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

El Gobierno de la CDMX está perdiendo una oportunidad de oro para contar un logro que no es menor, que sería rentable y que le daría la razón en uno de los temas que más costo en imagen han tenido para él, y que más polémica ha levantado entre la opinión pública.

En diciembre pasado entró en vigor el Nuevo Reglamento de Tránsito, pieza toral de la Ley de Movilidad que había sido avalada meses atrás por la ALDF.

Las críticas le llovieron a Miguel Ángel Mancera y su administración. Entre las fotomultas y la reducción a los límites de velocidad, el Jefe de Gobierno se llevó una tunda. Las redes sociales se lo acabaron y en las conversaciones de sobremesa era común escuchar a quienes se quejaban de lo implementado.

Resulta que, a poco más de siete meses de su puesta en marcha, la reducción de accidentes y de muertes asociadas a percances automovilísticos le dio la razón a Mancera. El asunto es que no lo está vendiendo ni presumiendo como debería. No es un tema menor. Se trata, de acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad Pública local, de una disminución significativa: se evitaron 77 accidentes viales mortales, 11 muertes por mes. Si una vida es importante, 77 ni se diga.

En su comparecencia ante la ALDF la semana pasada el jefe de la Policía capitalina, Hiram Ameida, manifestó que del 15 de diciembre —cuando entró en vigor el nuevo Reglamento— al 15 de julio se registraron 344 muertes, mientras en el mismo periodo del año anterior se documentaron 421. El dato duro es contundente: 77 menos.

Justo cuando parte de las críticas a su gobierno pasa por el ánimo de la ciudadanía por la compleja movilidad en la capital, el Hoy No Circula, las fotomultas y el Nuevo Reglamento de Tránsito, Mancera tiene de su lado la realidad de los datos fríos. Los debería vender.

Cuando recién iniciaba su gobierno, entrevisté al ya Jefe de Gobierno. La ciudad acumulaba problemas que en muchas ocasiones fueron eludidos por sus antecesores, para no perder popularidad, le dije. Señaló que él gobernaría tomando decisiones “responsables aunque no sean las más populares”. “No gobernaré con las encuestas de aprobación en la mano”, expuso. El reglamento de tránsito es inmejorable prueba de ello. Se trató de una decisión poco popular, pero responsable. Y está sirviendo: ha salvado vidas. Le toca ahora contar eso. Si ése será su sello lo tiene que vender.

  Off the record... El crecimiento de Morena comienza a hacerle ojitos a más de uno que ya tiende puentes con el partido de AMLO y valora dar el salto. Total, no sería la primera vez. El experredista y actual diputado del PRI en la ALDF, Adrián Rubalcava, ¿en serio valora sumarse al partido del tabasqueño para volver a ser jefe delegacional en Cuajimalpa en 2018?...

Antesala de la oficina del secretario de Gobierno de Puebla, Diódoro Carrasco.

Su número dos, el subsecretario de Gobierno, Arturo Cornejo, arrebata a Gerardo Fernández Noroña su teléfono y, en palabras del experredista, se lo roba. Todo queda grabado. Ahora el gobernador, Rafael Moreno Valle, lo tendrá como visitante distinguido, instalado en su estado. Si algo caracteriza a Noroña es su terquedad. Ahí va a estar.

m.lopez.sanmartin@gmail.com

Twitter: @MLopezSanMartin