Por sus frutos los conoceréis

AT, o pollitos en fuga
Por:
  • mauricio_flores

Mientras que un candidato presidencial dice que no hay que “temer a la incertidumbre” que provocaría cancelar el NAIM, el congreso de Hidalgo aprobó dos iniciativas del gobernador Omar Fayad que ofrecen certidumbre —van en sentido inverso al planteamiento del abanderado de Morena— a las Asociaciones Público-Privadas y a la generación de energía en la entidad.

Vaya, mientras que por un lado se amenaza con detener los contratos del nuevo aeropuerto —aunque todos están transparentados en la página de internet del proyecto encomendado a Federico Patiño—, nació la Ley para Alianzas Productivas de Inversión elaborada en la secretaría de desarrollo económico de aquella entidad a cargo de José Luis Romo y que contiene 12 vehículos para con transparencia y eficacia desarrollar carreteras, centros logísticos, infraestructura urbana, comercial y habitacional y así adelantarse a un rápido crecimiento económico: por ejemplo, la nueva planta de Modelo en Apan —de la firma cervecera que lleva aquí Mauricio Leyva— registra 30% de avance y en coordinación con el gobierno estatal iniciaron ya las ferias de empleo para contratar los primeros 1,200 trabajadores especializados, que requiere directamente la factoría y viene la contratación de otros 5 mil trabajadores indirectos, pero igualmente capacitados.

Mientras que López Obrador pone en duda (sólo con su dicho) la licitud de los contratos petroleros asignados por la CNH a cargo de Juan Carlos Zepeda, la LXIII Legislatura de Hidalgo aprobó la Ley de Fomento Energético y la formación de la primera Agencia Estatal de Energía, que blinda los beneficios de la Reforma Energética para atraer 650 millones de dólares para multiplicar 2.5 veces la generación actual en Hidalgo con energías limpias y renovables como la eólica, geotérmica y fotovoltaica.

Mientras unos se empeñan en denostar (dicen que para luego construir sobre las ruinas) otros construyen.

La Fibra de las fibras. Hace casi una semana que Fibra Uno, al mando de Gonzalo Robaina, cumplió 7 años de existencia. Ahora que ese vehículo de inversión es presentado como un Judas especulador que debe quemarse a punta de cohetones, vale recordar que es la primera Fibra que registra más de 500 inmuebles en operación con 8.4 millones de metros cuadrados de pisos rentables. Si bien es cierta la presión que las Fibras ejercen sobre los precios del mercado inmobiliario, no menos cierto es que sin ellas no se habrían desarrollado gran cantidad de modernos y útiles desarrollos, que afianzan su patrimonio en el suelo de este país.

Promecap, riesgo al mercado. La firma de capital de riesgo privado fundada por Fernando Chico Pardo, ahora es de capital público tras la colocación inicial de acciones por 300 millones de dólares en la Bolsa Mexicana de Valores. Los recursos serán palanca para lo que Chico Pardo ha perfeccionado a lo largo del tiempo: encontrar oportunidades de negocios —aún en tiempos políticamente revueltos— para reconvertirlos, acelerarlos y moverse hacia sectores estratégicos en el Bajío, Pacífico Norte y Sureste.