Por sus narcocandidatos los conoceréis

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • raymundo_sancez

Cachetada con guante blanco al PAN y al PRD, además de un enorme paso adelante en las campañas políticas, dio el dirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, al retirar la candidatura y expulsar del partido a tres de sus aspirantes a alcaldes en Tamaulipas, por presuntos vínculos con la delincuencia organizada.

Porque el priista demostró que deben ser los partidos los responsables de verificar la probidad y antecedentes de sus abanderados, mientras que el PRD, por ejemplo, se empeña en que sea la PGR la que se dedique a rastrear si los candidatos a puestos de elección popular tienen nexos con la delincuencia, como su exedil de Iguala, José Luis Abarca, que ordenó levantar y matar a los 43 jóvenes de Ayotzinapa.

El PAN, por su parte, no se ha atrevido a sancionar a Gustavo Madero por el caso de la chapodiputada de Sinaloa, Lucero Sánchez López, aun cuando fue durante su gestión como dirigente nacional que la hicieron diputada.

Y no se olvide que el sol azteca protegió a Julio César Godoy, del cártel La Familia Michoacana, y lo metió escondido a la Cámara de Diputados, en septiembre de 2010, para que rindiera protesta y, con ello, tuviera fuero. O el del panista Jonás Larrazabal, quien extorsionaba a casineros cuando su hermano Fernando era edil de Monterrey.

Lo que buscan es lavarse las manos con sus candidatos que resulten delincuentes y echarle la culpa a la PGR por no avisarles. O, si les avisa, acusarla de persecución a sus abanderados.

+

Enchilada completa en la regulación para fines medicinales de plantas que se usan como drogas buscan ya varios actores políticos. Es el caso del jefe del Senado, Roberto Gil; los gobernadores de Guerrero y Morelos, Héctor Astudillo y Graco Ramírez, respectivamente, y hasta el obispo de Chilpancingo, Salvador Rangel.

Todos ellos se han pronunciado no sólo por regular la amapola, sino también por ir más allá: construir toda una cadena productiva con base en esa flor que beneficiaría tanto a campesinos (sobre todo de Guerrero, Michoacán, Durango y Chihuahua) como a la sociedad. Gil lo explicó impecablemente el pasado viernes:

“Es una insensatez que la amapola se está importando de otros países para generar morfina y satisfacer el mercado de medicamentos para uso intensivo de dolor y México no participe de esos mercados, mientras nuestros campesinos están siendo asesinados”.

Sensata y progresista propuesta que, si no se aprueba en el paquete que tiene el Legislativo sobre la mariguana, debería considerarse como el paso inmediato obligado en la política sobre regulación de drogas.

+

Caprichos con motivos oscuros son los que enarbolan los paristas del Instituto Politécnico Nacional que ponen a 50 mil alumnos en riesgo de perder el semestre por un movimiento al que no se le ven ni pies ni cabeza. Ayer en la reunión con el director del IPN, Enrique Fernández Fassnacht, sus demandas fueron la renuncia de directores de las vocacionales para que ellos (los paristas) nombren a los sucesores.

Por supuesto, el director de esa casa de estudios reaccionó a esas peticiones que calificó de oportunistas y los llamó a trabajar ya en acuerdos que permitan el regreso a clases. Pero se nota que los líderes de ese “movimiento estudiantil” no tienen prisa. Ni interés por el semestre a punto de perderse.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp