¿Por qué tanto problema para entender a los Transgénero?

Paul Cézanne: su contribución a las neurociencias
Por:

El pasado miércoles 10 de octubre en todo el mundo se celebró el Día Mundial de la Salud Mental cuyo objetivo principal es la conciencia en la población de no estigmatizar a quienes sufren estas enfermedades.

Más tarde, en las redes sociales empezó a circular un video de Itzel Ávila, una mujer transgénero, donde en forma de despedida, antes de suicidarse hace referencia a sentirse orillada a esta decisión por las declaraciones de Lupita Jones, directora de Miss Universo en México, acerca de su inconformidad de la participación de Miss España: Ángela Ponce, quien también es transgénero. Ávila dijo que los comentarios de Jones eran “castrantes, limitados, homofóbicos y transfóbicos”. Es probable que la larga lucha de Ávila y todas las adversidades que enfrentan quienes sufren esta condición haya alcanzado su tope al escuchar la polémica, sin que esto deposite una responsabilidad en nadie en particular.

Aunque Ponce fue elegida el 2 de julio y no es la única transgénero en el concurso, pues Miss Mongolia, Belguun Batsukh, se añadió el pasado 6 de octubre, en nuestro país circularon una cantidad de memes para burlarse de Ponce, quien parece tener experiencia en esta molesta situación pues es activista y colabora con la Fundación Daniela para sensibilizar y acabar con el estigma que sufren los niños y adolescentes transexuales y transgénero. Pero tanta burla nos habla de la intolerancia;  una característica de nuestra

sociedad hacia el grupo LGBT.

Del 27 al 30 de septiembre se llevó a cabo el Congreso Mundial de Psiquiatría en nuestra ciudad y en un simposio dirigido por Geoffrey Reed, líder del grupo de trabajo sobre Trastornos Sexuales apoyado por la Dra. Rebeca Robles de México, nos compartió los cambios en la Clasificación Internacional de Enfermedades-11 (CIE-11) de la OMS en donde la Disforia de Género, que es lo que padecen los transexuales, deja de ser considerada una enfermedad mental y se agrupa con los Trastornos relacionados con la sexualidad y la identidad de género. En un documento de la WPA (World Psychiatric Association) explican que la razón es apoyarlos para que los países destinen recursos fiscales para su tratamiento. En un estudio reciente de 250 personas transgénero en la Ciudad de México, casi tres cuartas partes de las participantes había utilizado hormonas y casi la mitad de ellas lo hicieron sin supervisión médica.

Los criterios diagnósticos en la CIE-11 para Disforia de Género subrayan tres características: a) un fuerte deseo de ser de género diferente, b) una fuerte aversión a la anatomía sexual o las características secundarias y el fuerte deseo de tener la anatomía del género deseado y c) juego de hacer creer o de fantasía, juguetes, juegos o actividades del género experimentado más que del asignado.

Muchos de nosotros aprendimos en la secundaria que los cromosomas sexuales que determinan el sexo de un bebé son: XX para niña y XY para niño, pero hoy sabemos que los variados elementos que determinan si somos femeninos o masculinos no son tan lineales, existe un gen llamado, SRY, descubierto en 1990, que está en el brazo corto del cromosoma Y, se encarga de la “determinación sexual” provocando una amplia variedad que lleva a que la sexualidad esté dentro de un espectro. Es una amalgama donde se mezclan varios elementos: 1) Los Cromosomas X o Y, 2) Las hormonas, 3) La psicología (identidad de género) y 4) La cultura, que incluye las conductas en cada sociedad. Por este descubrimiento científico la Dra. Robin Marantz nos explica que ahora sabemos el sexo no es binario y eso sin considerar la elección de objeto: heterosexuales, homosexuales o bisexuales, es decir,  pueden ser hombres y mujeres con rasgos variados. Por ejemplo: “un hombre afeminado heterosexual”, o “una mujer femenina homosexual”, pues biológicamente son tantas las posibilidades que aquella vieja premisa de que hay una elección de por medio desaparece.

La ciencia nos indica que no tenemos porque juzgar a nadie, pero los memes que circulan reflejan otra cosa, el filósofo alemán Martin Heidegger en su trabajo Dasein o “ser así”  reflexiona que el hombre está vigilado siempre por su propia vida, inserto en el mundo y cuando ve que alguien piensa o es diferente surge una reacción de alarma para tratar de controlar a los demás, pasando por alto el razonamiento.

En las palabras del Dr. Seuss: “Sé quien eres y di lo que sientes, porque a aquellos a quienes les molesta no importan, y a quienes les importas no les molesta”.