PRD, PRI y PAN, ¿juntos?

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

PRD, PAN y PRI —más los partidos de la chiquillada— preparan una mayoría que les alcance para hacer frente a Morena en la Asamblea Constituyente de la CDMX, que se instalará el próximo 15 de septiembre.

Los votos de los tres partidos son necesarios; de otra forma, será imposible que, como se tiene calculado, la primera Constitución de la capital esté lista y votada a finales de enero del próximo año.

El viernes pasado, en este espacio, hablamos de la conformación que tendrá la Constituyente de la CDMX. Entre designados —40 diputados constituyentes— y votados —60 más—, así está la correlación de fuerzas: PRD-Mancera, 29 legisladores; Morena, 22; PRI-Peña Nieto, 21; PAN, 14; Verde, tres; Encuentro Social, tres; Nueva Alianza, tres; Movimiento Ciudadano, dos, y un independiente, el líder del sindicato de bomberos —que llegó en medio de sospechas por la extraña forma en que recabó firmas hasta de personas muertas—, Ismael Figueroa. Quedan, todavía hoy, dos espacios por definirse para llegar al número mágico de 100: uno del PT en el Senado, y otro de Morena en la Cámara de Diputados.

Ambos partidos renunciaron a sus espacios, por lo que deberán repartirse, pues lo aprobado en la reforma política del DF —que da pie a la Constituyente— obliga a que sean 100 constituyentes.

Para la aprobación de la Constitución se requiere el voto de dos terceras partes —67 legisladores—. Por eso la pregunta en el aire es ¿cómo se construirá la mayoría? La aritmética no deja lugar a dudas. Se necesitan los votos de tres de los cuatro partidos con mayor representatividad.

Si el PRD-Mancera va con su aliado electoral, el PAN, apenas alcanzarían 43 votos; si van con el PRI y sus aliados —Verde, Encuentro Social y Nueva Alianza—, sólo lograrían 61 votos. Requieren sumar los 14 del PAN o al menos a la mitad para reunir los 67 votos. El sol azteca y el Jefe de Gobierno necesitan a panistas y priistas. Estos últimos, hay que decirlo, están sobrerrepresentados, pues sólo obtuvieron cinco legisladores por la vía electoral, pero sus designados, incluidos los seis que enviará el Presidente, suman 16.

Por eso lo que se opera desde ya es una mayoría integrada por PRD, PAN, PRI. El asunto es ¿qué concesiones estarán dispuestos a dar el Jefe de Gobierno y el PRD, los más interesados en la reforma, para darle cuerpo a la coalición legislativa? PAN y PRI se saben bisagras y necesarios, por lo que sus peticiones no serán pocas. El costo a pagar no será barato.

Para Miguel Ángel Mancera construir la mayoría que su propuesta de Constitución necesitará con PAN, PRI y los partidos pequeños es una forma práctica de avanzar, sí, pero también deberá calcular el riesgo que implicará legitimar la narrativa de AMLO de que “todos son iguales” y “Morena es la única alternativa”.

De los nombres que tendrán mayor influencia y quiénes serán factor real de poder nos iremos encargando en próximos textos.

  Off the record... Una jugada que se calcula es que los trabajos los conduzca alguien que no esté afiliado a ningún partido pero esté identificado con la izquierda. Eso desarmaría a Morena, proyectan. ¿Los nombres que se barajan?: Alejandro Encinas, Cuauhtémoc Cárdenas o Porfirio Muñoz Ledo. Los tres llegarían designados.

m.lopez.sanmartin@gmail.com

Twitter: @MLopezSanMartin