PRD, ¿un independiente para la CDMX?

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Es cierto que la alianza en 2018 entre PRD y PAN, tanto a nivel nacional como en la capital del país, es viable, sobre todo después de los éxitos electorales de este año. Pero también es cierto que el guiño de Andrés Manuel López Obrador hace poco más de un mes, cuando abrió la posibilidad de que Morena y el sol azteca puedan ir juntos en 2018, inquietó a más de un perredista.

Al interior de las tribus del PRD con excepción de Los Chuchos hay voces crecientes que hablan de la posible unión en torno a un frente de izquierdas. Los mismos personajes apuestan a que López Obrador sea el candidato presidencial y el sol azteca lleve mano en la candidatura a la Jefatura de Gobierno, a propuesta de Miguel Ángel Mancera, para quien estaría disponible el primer lugar de la lista plurinominal al Senado.

La ecuación no contemplaría a un perredista como aspirante, a pesar de que se menciona también recurrentemente a Alejandra Barrales, sino a un ciudadano sin partido con trayectoria cercana a la izquierda. Sería la manera, cuentan algunos perredistas en corto, de que él o la candidata transite y no se atore en un estira y afloje con Morena y quienes, dentro del partido de AMLO, suspiran con ser candidatos, como Ricardo Monreal, Claudia Sheinbaum  o Martí Batres.

Cinco nombres se han puesto sobre la mesa, aunque, quienes lo cuentan también lo refieren, con ninguno han hablado ni ha habido acercamiento formal. Se trata del exrector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente; el exconsejero del IFE, José Woldenberg; la periodista Carmen Aristegui; la académica Denise Dresser, y el expresidente de la Comisión de Derechos Humanos capitalina, Emilio Álvarez Icaza.

Hasta ahora se trata sólo de un cálculo y una proyección interna, pero no se limita a una sola expresión, sino que se ha vuelto motivo de diálogo entre líderes de diversas tribus.

Si la alianza entre Morena y PRD no prosperara, también algunos perredistas irían tras un ciudadano para buscar hacerle frente al partido del tabasqueño. Ese cálculo lo hacen Los Chuchos desde hace tiempo. El problema, dicen los que juegan con las posibilidades, es que difícilmente alguno de los cinco mencionados aceptaría el reto de ir con la izquierda fragmentada.

Hasta ahora sólo se ha tratado de ideas al aire. Ni Morena ni el PRD se han sentado a la mesa formalmente lo que no implica que no haya acercamientos informales entre integrantes de ambos partidos, tampoco se ha levantado encuesta alguna ni se ha tenido acercamiento formal con los aludidos. Es muy temprano todavía, sí, pero es una posibilidad que se baraja.

  Off the record... Aliados antes, ahora el líder nacional de Nueva Izquierda, Jesús Ortega, y quien encabeza a Los Chuchos en la capital, Julio César Moreno, podrían chocar. Los dos van tras la coordinación del PRD en la Asamblea Constituyente que se instala el 15 de septiembre próximo… El diputado Eukid Castañón y el alcalde de Huixquilucan, Enrique Vargas, ni se han visto, ni se han reunido. Ambos lo confirman. Es más, casi casi ni se conocen, asegura el legislador

poblano. Registrado.

m.lopez.sanmartin@gmail.com

Twitter: @MLopezSanMartin