Precaución: Europa sigue en problemas

Continuarán vientos fuertes y caída de nieve en el norte del país
Por:
  • larazon

Los países europeos no dejan de dar sorpresas y de generar mayor volatilidad financiera. Las condiciones económicas se tornan más complicadas para la Unión Europea y con ellas crecen los temores por el inicio de una nueva recesión regional.

El nerviosismo por el ritmo de crecimiento económico global y la aversión al riesgo es previsible se extienda por varias semanas más porque el entorno internacional se está complicando, tanto política como económicamente, lo cual elevará la demanda de papel gubernamental.

Cabe recordar que cuando los inversionistas se sienten inseguros en el comportamiento futuro de la economía prefieren comprar bonos de gobiernos y vender acciones y posiciones en materias primas, a sabiendas de que las ganancias serán menores.

Con el propósito de salvar la salud financiera de Europa, los países periféricos con altos déficit fiscales se han comprometido en ajustar su gasto, lo cual puede disminuir el ritmo de crecimiento de la económica global.

Esta es una medida financiera positiva de largo plazo, aunque genera desorden social y debilita la confianza del consumidor, pero que desafortunadamente en el corto plazo limita la demanda interna que deberá de tener algún impacto en la demanda externa.

Además, ante del desconocimiento del impacto real sobre la economía, los inversionistas están retirando su dinero del mercado europeo y provocando que disminuya la liquidez y suban las tasa de interés de la banca, condiciones que frenan la inversión de capital.

Destaco que el entono internacional se está complicando porque el jueves Hungría se sumó al desequilibrio fiscal que prevalece en Europa, porque el ambiente bélico entre la Coreas continua y por que las tensiones en la Franja de Gaza no desaparecen.

Aunque estos factores no deben de limitar el crecimiento económico del continente americano, sí existe un contagio de incertidumbre que debilita las ganancias bursátiles y será mejor para los participantes locales sigan el comportamiento internacional para minimizar pérdidas: salir de bolsa e invertir en bonos de gobierno.

 Balance semanal. La noticia de Hungría derivó en un nuevo ajuste de carteras internacionales, provocando un descenso semanal para la Bolsa Mexicana de Valores de 1.76 por ciento y una ligera ganancia para el dólar frente al peso de 2.15 centavos.

El tipo de cambio se benefició del anuncio de la inclusión de la deuda mexicana en el índice global de deuda WGBI, que implica una mayor demanda de papel gubernamental por parte de los fondos internacionales, y que explica porqué la tasa de interés del bono a 10 años bajó hasta 7 por ciento, alcanzando nuevos mínimos históricos.

El descenso de las tasas de interés de los bonos de largo plazo locales también está ligado a las bajas tasas de interés que mantienen los países desarrollados, niveles que invitan a los inversionistas a obtener mejores rendimientos en México.

Pero no es sólo el diferencial de tasas lo que atrae a los inversionistas extranjeros a nuestro mercado; también las mejores perspectivas económicas, una mejora en el manejo de las finanzas públicas, que ha permitido que el país cuente con la calificación de grado de inversión, así como mejores mecanismos de acceso al mercado de dinero.

- En esta semana. Si el reporte del Beige Book indica que la economía estadounidense sigue creciendo el mercado puede presentar correcciones, ya que la venta accionaria ha sido excesiva. Por otra parte, el Banco Central Europeo y el Banco Central de Inglaterra darán a conocer su postura de política monetaria y con ella algunos indicios de la situación económica del continente, que ojalá de un poco de certidumbre a los inversionistas.

irasema.andres@3.80.3.65

agp