Domingo 29.11.2020 - 12:40

Presiones inflacionarias: sólo cautela

Mancera pide cuidar árboles ante problemas de Contingencia
Por:

Si bien en fecha reciente ha sido notorio el aumento de los precios de algunos productos en la economía nacional, varios de ellos en respuesta al aumento de los precios internacionales de productos primarios (…) se sigue esperando que la inflación general anual retome su clara tendencia descendente en 2011”

Así lo dijo el Banco de México hace más de una semana y resultó efectivo: las tasas de interés de mediano y largo plazo gubernamentales mostraron un descenso importante durante la semana pasada. Lo anterior explicado muy probablemente por una reducción en el premio por riesgo inflacionario exigido por el mercado. Quedó claro que para el banco central los riesgos inflacionarios que estimaba el mercado eran de alguna forma injustificados y tenía que actuar en consecuencia.

Todavía hace una semana, los niveles alcanzados por las tasas de interés de mediano y largo plazo no correspondían a la influencia de las tasas gubernamentales en EU. Estas últimas, suelen ser la principal guía de los réditos locales. Asimismo, la percepción de riesgo-país de México se ha mantenido en niveles especialmente bajos, por lo que tampoco el alza en las tasa locales podía asociarse al premio exigido por los mercados por concepto de riesgo soberano.

En el mismo sentido, tampoco estimábamos que las tasas estuvieran incorporando una mayor probabilidad de observar alzas en la tasa de interés de política monetaria en el corto plazo.

Entonces, el discurso del Banco de México seguido de la caída en las tasas locales reveló la posible razón: temores inflacionarios aparentemente injustificados. En este último punto, consideramos hacer un importante matiz: el banco central no desestimó los riesgos inflacionarios derivados de los altos precios de los alimentos a nivel internacional sino que subrayó una serie de factores que se encuentran jugando a favor de una inflación baja en México -destacando la fortaleza del tipo de cambio y la base de comparación estadística en el caso de la inflación anual.

En nuestro caso, convenimos en expresar nuestra cautela ante los altos precios internacionales. Es cierto que hay factores compensando las presiones al alza en precios locales, sin embargo, no podemos desdeñar que los precios de los alimentos a nivel internacional se encuentran muy elevados y que cerca del 20% del ingreso de las familias mexicanas se destina a alimentos y que estos (en particular el rubro de alimentos, bebidas y tabaco) tienen un peso de 23% en el índice de precios al consumidor local.

Por lo pronto, coincidimos con el mercado de futuros de los principales granos a nivel internacional en que los altos precios parecen que nos acompañaran por varios meses más y que los riesgos de presiones al alza sobre los precios locales continúan.

jvirgenroj@banamex.com