Prevision de crecimiento a la baja

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Irasema Andrés Dagnini

Es preocupante ver cómo las expectativas de crecimiento para México se reducen mes a mes. El Banco de México considera que la confianza del consumidor ha disminuido con efectos negativos sobre el consumo.

La transmisión de efectos negativos es natural, no obstante, las autoridades tienen responsabilidad en la debilidad del crecimiento económico.

De manera natural, si las familias no consumen bienes y servicios, los ingresos empresariales disminuyen, lo cual contrae al mercado interno.

El siguiente factor negativo, en el tiempo, es la probable reducción de plazas laborales y con ello una menor recaudación de impuestos, que se verá reflejado en el deterioro de las finanzas públicas y una menor participación del gobierno en la obra pública (un determinante que estimula el crecimiento).

Pero el hecho de que se presente una menor recaudación es responsabilidad del gobierno, por no prever la situación y por no establecer una estrategia correcta para lograrlo. Siempre ha sido mejor recaudar a través del IVA y ampliar la base tributaria que, aumentar la tasa tributaria sólo a quienes siempre han pagado los impuestos.

El Banco de México redujo ayer sus estimados de crecimiento para el país para este año, desde un rango de 2.5 a 3.5%, hasta 2 a 3%; y para 2016 a un rango de entre 2.5 y 3.5%,.desde 2.9 y 3.9%, destacando la reducción en la producción petrolera, que afecta las cuentas externas y finanzas públicas y la débil confianza del consumidor.

Es importante destacar que el Banco de México no es el responsable del crecimiento económico del país; que la política monetaria, a través del control inflacionario, ayuda a que mejoren las condiciones del consumo y del empleo, y que el crecimiento se debe fortalecer por la inversión en infraestructura y la recaudación, y por supuesto por el encadenamiento que conlleva.

El impacto de las cifras negativas es directo sobre el mercado financiero, aun cuando éste espera día a día noticias de cuándo se normalizará la política monetaria de Estados Unidos, puede provocar una nueva ola de ventas sobre activos locales.

Ayer, el tipo de cambio volvió a subir a una paridad de 15.1870 pesos por dólar spot, que implica la depreciación de la moneda mexicana de 0.47% o 7.20 centavos.

Y los efectos de un peso débil, por la razón que sea, en un periodo prolongado de tiempo, se reflejará en la inflación.

Como lo comenté al inicio de este año, el entorno económico es complicado, por lo cual el gobierno debe impulsar las fuentes de crecimiento para dar solidez a los fundamentales macroeconómicos, antes de que la volatilidad de los mercados (principalmente del mercado de cambios) afecte la dinámica de precios locales.

irasema.andres@3.80.3.65

Twitter: @IrasemaAndres