PRI: Un mes y contando

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • Carlos Urdiales

Faltan 30 días para su XXII Asamblea Nacional. Cuatro semanas para que los filo peñistas y sus malquerientes pavimenten o llenen de socavones el camino para el resucitado destape presidencial priista.

Si durante la plenaria no modifican los estatutos del partido, José Antonio Meade estará descartado por falta de militancia.

Si, como algunos interpretan, el discurso del Presidente Peña Nieto en los XV años de la Conago apuntó a que quien ha gobernado sabe más, entonces sólo Osorio Chong, Eruviel Ávila, Beltrones, José Calzada o Ivonne Ortega jugarán.

Pero hoy gobernar también es sinónimo de robar. Los Duarte, Vallejo, Medina, Borge, Yarrington, Granier, Sandoval y Padrés, o los ineptos Egidio Torre, Gabino Cué y Ángel Aguirre, hacen que la experiencia sea lo mismo virtud que lastre.

Surgen otros perfiles, militantes sin historia de gobierno, pero sí de función pública y legislativa. Luis Videgaray, Aurelio Nuño, José Narro y Enrique de la Madrid.

Ahora, si corazón y sucesiones priistas revisamos, Luis Echeverría eligió a uno de su misma generación, dos años mayor incluso: José López Portillo.

JLP operó el rejuvenecimiento del poder con Miguel de la Madrid, 14 años más joven. Carlos Salinas fue también 14 años menor que su predecesor. Luis Donaldo Colosio y Ernesto Zedillo, doble dedazo, misma generación de CSG.

A Enrique Peña Nieto le toca escoger por lo menos candidato. Mayores que él están José Narro, por 18 años; Manlio Fabio Beltrones, por 14; Enrique de la Madrid, por 4, y Miguel Ángel Osorio Chong y Pepe Calzada, por dos.

Más jóvenes: por un par de años Luis Videgaray, Eruviel Ávila, por tres, y Aurelio Nuño, 11 años menor que EPN. Si el poder se hereda a descendientes y no a ascendentes políticos, el titular de la SEP destaca.

Ahora que, si de edades y linajes no va, entonces el Presidente atenderá otras premisas para hacer frente a AMLO, al PAN, a Trump, más lo que se acumule.

Primera: a menor identificación con Peña Nieto y sus mexiquenses, mejor. En esa lógica, Narro, Calzada, De la Madrid y Beltrones entran.

Segunda: la onda “antisistema”, al menos de este sistema. Ahí, y a pesar de que Beltrones es un retrato hablado de “hombre del sistema”, bien podría mañana ser el “antisistema” para el PRI de Videgaray-Ochoa Reza y además garante de institucionalidad, lealtad y seguridad para el futuro sin poder ni fuero. Hoy a Enrique Ochoa lo entrevistan por ser líder del PRI, a Beltrones por ser Beltrones, cuestión de pesos específicos.

Tercera: los numeritos y las encuestas. Si de popularidad y conocimiento se trata, Osorio y Ávila sonríen; si de tendencia (subiendo) van, cuidado con Enrique de la Madrid en mancuerna con José Narro.

Treinta días y contando para que el PRI construya el escenario político-electoral en en el cual el Presidente Peña Nieto perfile a quién ya eligió.

urdiales@prodigy.net.mx

Twitter: @CarlosUrdiales