Que despierte el gobierno

Que despierte  el gobierno
Por:
  • larazon

El asesinato del adolescente mexicano Sergio Adrián Hernández en territorio nacional por parte de un agente de Estados Unidos, no puede tratarse como un incidente fronterizo. Fue un crimen ejecutado con premeditación, alevosía y ventaja.

Por lo menos el gobierno mexicano debería llamar a nuestro embajador en Washington para consultas, y exigirle una explicación al embajador de Estados Unidos en nuestro país.

El siguiente paso debiera ser una demanda en cortes internacionales para que los funcionarios del gobierno de Estados Unidos que han cometido crímenes contra mexicanos en nuestro territorio, sean extraditados a México para ser juzgados y encarcelados aquí.

A este adolescente de 14 años lo mató un agente fronterizo con un arma con mira telescópica. Tiró a matarlo a él. Y vio que era un niño, por la nitidez que proporciona el telescopio montado al arma.

Según testigos, Adrián se encontraba a más de cien metros del agente fronterizo que le disparó, en el cruce de Ciudad Juárez y El Paso, Texas.

Por ello resulta imposible que le lanzara piedras. Ni David, con su boleadora, hubiese alcanzado al oficial fronterizo a más de cien metros.

Hay otras versiones, como la de la madre de Adrián, que indican que el agente cruzó del lado mexicano y mató a quemarropa al muchacho.

En cualquiera de las dos alternativas se ratifica que el patrullero vio a quién disparaba. Sabía que se trataba de un niño, que estaba desarmado, y que se encontraba en suelo mexicano.

No es el primer caso de crímenes de empleados del gobierno de Estados Unidos en contra de mexicanos en la frontera.

El día 30 de mayo fue asesinado Anastasio Hernández en San Diego, quien fue golpeado y torturado hasta la muerte por agentes fronterizos, luego de residir por 20 años en la Unión Americana.

La lista es larga. Y la acción del gobierno de México es prácticamente nula.

No se puede frenar la impunidad criminal de la Patrulla Fronteriza con comunicados de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Si en el gobierno han sido incapaces de estrechar lazos de cooperación con Estados Unidos y avanzar en la integración económica, por lo menos deberían darse a respetar.

¿Cómo que un agente fronterizo le dispara a un adolescente mexicano, que está en territorio nacional, y lo mata como si fuera una güilota?

Ningún criminal de la Patrulla Fronteriza ha sido castigado por los crímenes contra mexicanos.

Que se mueva el gobierno. Relaciones Exteriores, ¿para qué sirve entonces?

Ni se construye una nueva plataforma de colaboración económica, ni nos respetan.

Y el respeto se gana.

phl@3.80.3.65

Twitter: @phiriart