Que explica esta abundancia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Gerardo García

Se trata en efecto de Pitágoras, pero la explicación del resultado va más allá. Cifras, números, estadísticas positivas de la industria turística en México que suceden con la conjunción de varios factores que habrá que analizar. Elementos que deben servir para que no se trate simplemente de una racha.

Los datos los da la Organización Mundial de Turismo. México creció casi el once por ciento en llegadas de visitantes internacionales entre enero y mayo de este año. Una cifra sólida, menor a la que se registró en el mismo periodo del 2014 –cuando se creció en veinte por ciento, explicándose ese número en buena medida porque se salió de años de bajísimo crecimiento-, pero que ubica al país como uno de los 10 en el mundo con mayor crecimiento en ese renglón.

Un crecimiento de dos dígitos que seguramente al final del año rondará el 15 por ciento de incremento con respecto al año anterior. El mundo, para contextualizar, creció en cinco por ciento en los primeros cinco meses de este año en llegadas de visitantes internacionales y espera cerrar el año en una cifra poco menor al seis. Otro dato: el ingreso de divisas al país por visitantes internacionales registró un crecimiento de 9.9 por ciento, al pasar de siete mil 13 millones de dólares a siete mil 706 millones, respecto a enero-mayo de 2014.

En varias ocasiones he referido las cifras de crecimiento, no en un afán positivista, sino más bien como un llamado para considerar a la actividad turística como una de las principales herramientas que tiene México para salir de la pobreza y generarle a sus habitantes mayores oportunidades.

Leía ayer en un artículo de la periodista Bárbara Anderson en el periódico Milenio una muy buena entrevista con Jorge Gianatassio vicepresidente senior y jefe de operaciones de la cadena Starwood en Latinoamérica y el Caribe. En esa entrevista, el ejecutivo hotelero expuso lo que para su cadena son las razones para invertir fuerte. El paraíso, le dijo a la periodista.

Cinco razones que cito textuales:

“1 Crecimiento de doble dígito en el turismo de sol y playa (50 por ciento de sus hoteles están junto al mar).

2 Boom de inversiones en los sectores automotor, aeroespacial y energético (la otra mitad de sus locaciones está en grandes urbes y el mayor crecimiento lo están planeando para ciudades secundarias en estos clústers de negocios).

3 Tipo de cambio: mal que pesa a otras áreas de la economía, pero viajar a México es actualmente una opción más económica que a otros mercados.

4 Recursos humanos: "el personal mexicano es naturalmente enfocado a la hospitalidad, aprenden rápido, tienen una vocación de servicio que no se ve en otros países".

5 Fibra: sin dudas este instrumento financiero-inmobiliario le ha dado un dinamismo inusitado al sector, por encima de otros países latinoamericanos.”

Las razones que expone el ejecutivo de la cadena hotelera son impecables. En efecto, estas razones son por las que los inversionistas están desarrollando productos a lo largo y ancho del país y definen claramente los motivos de un círculo virtuoso que, ojalá, sea aprovechado para que no exista simplemente un mommentum.

ggarcia@elperiodico.com.mx

Twitter: @gergarcia68