Que gane el PRI no es prioridad de EPN

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Respuesta con un toque de sentencia, por decir lo menos, dio el Presidente Enrique Peña al periodista Joaquín López-Dóriga cuando éste tocó el tema de la sucesión y le comentó: “no me diga, señor Presidente, que usted no quiere que su partido, el PRI, siga gobernando”.

“Yo lo que quiero es que nuestra democracia se siga consolidando. Yo quiero, y mi deseo genuino, Joaquín, es que los mexicanos tengan una opción real, valoren y conozcan a quienes en su momento sean los candidatos y se decidan por aquel o aquella que eventualmente les dé las mejores garantías y los mejores postulados para que el país siga creciendo”, le contestó el mandatario.

No negó ni afirmó si quiere que gane el PRI, pero dejó ver que ésa no es su prioridad. Y para que el país siga creciendo y la democracia continúe consolidándose no necesariamente tiene que repetir un priista en la Presidencia. Puede ser un panista, un perredista o algún independiente.

Extraña respuesta la del Presidente en la espléndida entrevista que le hizo López-Dóriga. Porque como priista se esperaría y sería natural que su deseo sea que gane su partido en el 2018. Pero se quiso mostrar como estadista y como un político que antepone el interés del país al de su partido.

Y la pasada elección de junio, en la que el tricolor perdió siete estados, fue el primer aviso de que el Presidente no meterá las manos por su partido.

+++

Escozor siente la líder de los diputados de Morena, Rocío Nahale, cuando le preguntan sobre la declaración 3de3, la cual ni se ha tomado la molestia de presentar. Ayer la entrevistaron en San Lázaro y el reportero de La Razón, Néstor Jiménez, le pidió su opinión sobre las omisiones que detectó el Imco en la declaración que presentó su jefe, AMLO.

Esto motivó que la legisladora, al término de la entrevista, reclamara al reportero por sus notas “contra mí, que son mentira”, y Ariel Juárez, uno de sus legisladores, asumió un papel de guarura de medio pelo y encaró al periodista diciéndole: “eres un chayotero”. En vano sería pedir a ese diputado que probara sus dichos contra el reportero de La Razón, que vive de su sueldo ganado honestamente.

Pero a la fecha ni Nahle ni su lugarteniente han explicado dónde está la austeridad en las oficinas de lujo que se mandaron a hacer, con 16.5 millones de pesos del erario, en la Cámara de Diputados y las cuales no las tiene ni Obama.

+++

Por el arco del triunfo se pasó el dirigente de la CNTE, Rubén Núñez, la restricción que le impuso el juez al liberarlo de no dar declaraciones a la prensa y que de hacerlo se le podría revocar la libertad.

Ayer, al encabezar la delegación centista que negocia en la Segob, buscó a los reporteros para decirles su opinión sobre los avances en los encuentros y que se hará un chequeo médico.

Así se burla de la justicia.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp