Viernes 25.09.2020 - 10:42

Que paso en la UNESCO

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Escándalo. Tan sólo unos días después de votar a favor de una dudosa resolución de la UNESCO concerniente a Jerusalén, México, en una decisión sin precedentes, terminó retractándose y nuestro embajador renunciando ¿Qué fue lo que sucedió?

Para contestar esta pregunta es necesario entender primero qué es lo que se votó. Muchos han confundido el voto de México como un voto a favor de la causa palestina. Si esto fuera verdad, el voto no habría causado mayor escándalo, pues sería consistente con la posición de México en Naciones Unidas a favor de dos Estados. La resolución, en realidad, se refiere a la protección del patrimonio cultural de Jerusalén. Durante muchos años la diplomacia árabe ha presentado resoluciones similares en donde se resalta la importancia de esta ciudad para el Islam (el Este de Jerusalén, de firmarse un tratado de paz, pasará a ser la capital del Estado palestino). Sin embargo, como parte de una nueva campaña diplomática de la Autoridad Palestina, la resolución que se presentó esta vez tenía un cambio importante. En la resolución se reconoce la importancia de la Ciudad Vieja para las tres religiones. Sin embargo cuando se habla del Monte del Templo se hace referencia sólo a las mezquitas que se encuentran ahí, sin mencionar la existencia del muro de los lamentos.

¿Por qué México votó por una resolución que abiertamente ignora el nexo de la religión judía con su recinto más sagrado? El voto de México, opuesto al de Europa y Estados Unidos, no tenía ningún objetivo estratégico. Tampoco fue una decisión consciente de protestar ante Israel (en especial dos semanas después de que el presidente hiciera una visita a este país). Lo que fue peor, la decisión causó el escarnio de la comunidad judía en México y en Estados Unidos, en una época de elecciones en donde México necesita tener buenas relaciones con grupos de poder en este país. La opción restante es que alguien cometió un error; o bien el embajador Roemer no supo comunicar a cancillería lo que estaba ocurriendo, o bien alguien en cancillería no tenía el conocimiento suficiente para entender las graves consecuencias de la resolución. Queda poco claro por qué Roemer protestó públicamente ante el voto, pero no pudo convencer a cancillería de que era una pésima decisión. Roemer cometió un grave error al no renunciar y al mismo tiempo manifestarse públicamente en contra de la decisión (mientras seguía en el puesto el embajador era representante del país y no de sus intereses); sin embargo, parece que el error original proviene de la Subsecretaría para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos. En un comunicado a favor del voto (antes de retractarse) cancillería publicó que: “al contrario de decisiones anteriores sobre el tema, ésta explícitamente reconoce que la Ciudad Vieja de Jerusalén y sus murallas tienen gran importancia para las tres religiones monoteístas.” Esto nos hace pensar que alguien no entendió la básica diferencia entre la Ciudad Vieja y el Monte del Templo. México vota en la ONU decenas de veces al año, y no todas las decisiones se consultan con la canciller. Sin embargo, no se entiende cómo ésta pudo soslayar un error tan importante. Parece que en cancillería reina el desorden y falta una cadena de mando clara. La consecuencias han sido claras.

gmoralessod@gmail.com

Twitter: @gabriel_msod