Quien pompo

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Mauricio Flores

Es comprensible que Christian Cadenas mantenga en lo oscurito el nombre de sus inversionistas en Mexicana de Aviación, pues primero hace falta que estos desembolsen los 9 millones de dólares por las acciones que esperan pacientemente dentro del fideicomiso que para ello formó Tenedora K que representa Jorge Gastellum. Pero es de risa loca que el capitán de Med Atlántica diga que no los revela porque si alguien los molesta toman su dinerito y se van.

De hecho, Cadenas lo tiene que revelar a sus inversionistas en el proceso mismo de recuperar las autorizaciones de vuelo y slots por parte de la SCT que lleva Dionisio Pérez Jácome. Seguro que en ese inter la SHCP a cargo de José Antonio Meade y la CNBV de Guillermo Babatz verificará el origen lícito de los 9 millones y de los otros 300 millones de dólares para liquidar trabajadores, gobierno y acreedores privados.

Se ha hablado de Gina Diez Barroso como posible inversionista, pero ésta ya lo negó. Ahora suena la especie de que es la familia de Manuel y Alberto Saba Ades quien entrará al rescate. ¿Será? Conociendo su precisión en los negocios, algo le habrán visto a Mexicana sí es que en verdad le invertirán.

 ¡Tubo, tubo!. Y hoy inicia en Houston el primer road show internacional de la Comisión Federal de Electricidad para construir y operar los dos megaductos de gas natural desde EU hacia el Pacífico y Sureste de México (desde Chihuahua y Nuevo León) en el que el gobierno de Felipe Calderón calcula se requiere unos 5 mil millones de dólares por parte de los inversionistas privados. El director de la paraestatal, Antonio Vivanco, se reunirá con unos 100 invitados, entre constructores y transportadores de gas. Ambos ductos se dividirán en 4 tramos para igual número de interesados a las bases de licitación que se publicarán esta semana.

 Resbala Unilever. La multinacional holandesa que aquí dirige Fabio Prado tendrá que enfrentar un tema resbaloso relacionado con la distribución de sus margarinas Iberia y Primavera, cuyos proveedores y aliados comerciales le acusan de no pagar e incumplir las órdenes judiciales que le establecen cubrir esas deudas. El asunto ha engordado al punto que en unos días afectaría la estancia en Unilever de los responsables de tales incumplimientos: el líder regional Guilherme Loureiro y la directora jurídica Hilda Castro. Vaya, en Unilever podrían prescindir de ellos pues saben que cada una de las sentencias judiciales en su contra costarían unos 200 millones de pesos.

mauricio.flores@3.80.3.65

Twitter: @mfloresarellano