El real frente antiAMLO

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • Carlos Urdiales

Voces profundas desde el PRI apuntan a una operación multidimensional, donde el tapado es parte, no el todo, de una ecuación política concertada desde lo más alto para impedir que AMLO gane la presidencia el próximo año. Que se imponga el PRI, o el PAN, o ambos.

López Obrador dice sin rubor que todos, menos él, son iguales. Honra al populismo cuando ataca los acuerdos políticos ajenos, consustanciales a la democracia, tachándolos como perversos, tremendos y siempre contra él. AMLO ama el cinismo porque hace lo mismo, dedazo, familia, etcétera; pero vende sus enjuagues como legítimos y populares.

Con un panorama que por ahora presagia tercios para la elección presidencial, quienes ejercen que ganaron en las urnas hace cinco años saben que, para lanzar la candidatura de Meade, Nuño, Narro u Osorio, el PRI debe mudar cabeza nominal, que el lugar de Ochoa Reza lo ocupe otro, capaz de operar el acercamiento real de votantes azules, amarillos, indecisos y ,esencial, de los mismos priistas, todos.

Esa operación tendrá mejores vías de entendimiento con Rafael Moreno Valle en primera instancia, o con Margarita Zavala en segunda; políticos más confiables que el veleidoso y adinerado-vergonzante chico maravilla. El balconeo sobre su patrimonio familiar fue un estate quieto para quien se vio y se encantó.

En el caso del exgobernador de Puebla, éste tiene ,como los cánones mandan, intereses colaterales que amplían el margen para sus negociaciones y acuerdos. Que su esposa, Martha Erika Alonso (exsecretaria general del PAN local), suceda a Tony Gali, es uno de los caminos por los cuales transitaría una alianza subliminal.

Otra condición política desde el frente tricolor,pasa por darle a Manlio Fabio Beltrones las condiciones suficientes para hacer realidad una coalición gobernante funcional. Nuevo Pacto por México 2.0 más longevo, ya no para reformar, sino para implementar y gobernar.

La integración de las esferas de poder priista, peñista, panista, perredista más los átomos de alquiler dará volumen a un frente político suficiente para desmontar los dramas complotistas por venir. Incluso para construir una primera vuelta presidencial de facto entre todos, menos AMLO.

Esas alianzas amplias, sintonizadas a través de amarres políticos, económicos y programáticos, pueden concentrar los negativos de López Obrador, líder de encuestas con 30 por ciento de simpatías, pero con 70 de anti.

Circo de pistas múltiples que, tras bambalinas, prepara la función. Qué actor será el estelar está por definirse, pero lo que tiene claro su líder es que el éxito depende de toda la compañía, los de casa y los ajenos. Sabe que de lo contrario el minoritario puede ganar.

Afines a Luis Videgaray, defensores de reformas estructurales del Presidente Peña Nieto, los secretarios de Educación, Aurelio Nuño, y de Hacienda y Crédito Público, José Antonio “el simpatizante” Meade, se perfilan, dicen, como finalistas en el ánimo y razón presidencial.