Sábado 19.09.2020 - 22:55

Redes sociales no influyen en voto de mexicanos

Redes sociales no influyen  en voto de mexicanos
Por:

Paulina Sodi

El crecimiento de YouTube, Twitter y Facebook ha sido exponencial en los últimos años. Datos de la Asociación Mexicana de Internet revelan que México tiene 40 millones de ciber-usuarios, 14% más que el año pasado.

Según un estudio realizado por la Sociedad Mexicana de Autores de las Artes Plásticas (Sommap), en el mundo existen 500 millones de cuentas en Twitter, y México se ubica en el séptimo lugar dentro de los diez países más “twitteros”, con 10.5 millones de cuentas.

En Facebook, actualmente en el planeta hay más de 845 millones de cuentas. México es el quinto país con mayor número de usuarios (más de 17 millones) y el Distrito Federal es la entidad que registra más cuentas con tres millones 423 mil 580. Y la población entre 18 y 35 años, es más asidua a este tipo de comunicación.

Pero a pesar de su crecimiento en usuarios, llama la atención los motivos por los que los mexicanos ingresan a estos sitios y la manera en la que interactúan en ellos.

Recientemente, y a propósito de las próximas elecciones en México, el Banco Mundial reveló que 30 millones de mexicanos usan Internet de manera frecuente. De esta cifra, 60% prefiere ver videos en YouTube o utilizar redes como Twitter y Facebook para socializar; el 40% restante (12 millones de mexicanos), se interesa en buscar información de temas políticos o electorales, y sólo un 15% de este porcentaje se encuentra en edad para votar.

Si consideramos que la cifra de votantes según el propio Instituto Federal Electoral es de 78 millones de ciudadanos; la influencia que Internet y las redes sociales pueda ejercer sobre el electorado es muy baja.

La mayoría de los mexicanos siguen teniendo en la radio y la televisión, el medio más accesible para informarse.

De acuerdo con Antonio Martínez, Oficial de Comunicación y Contenidos Digitales de Artículo 19, “…(las redes sociales) son importantes para los usuarios que quieren consumir información sobre las elecciones, que no necesariamente se encuentra en los medios tradicionales; para quien gusta de reafirmar sus creencias a través de lo que dicen los demás o para quienes buscan opiniones distintas a las suyas y conversarlas en estos espacios deliberativos”.

A pesar del bajo porcentaje de la población que tiene acceso a las redes sociales, Martínez asegura que la clase política de México “…ha invertido mucho dinero en tratar de invadir las redes sociales y el Internet en general con sus mensajes, control de crisis y demás coreografías virtuales”.

Incluso existen procesos automatizados que a través de una programación de mensajes “pre-escritos” simula conversaciones. Este recurso es conocido como bots y facilita la publicación de información, además de acortar tiempo y recursos, aunque no promueva la interacción. Un fenómeno recurrente en las cuentas de Twitter de los cuatro candidatos a la presidencia del país, quienes utilizan esta red , principalmente, como un medio de difusión.

Al hablar de las redes sociales y su importancia en la política, resulta imposible ignorar el llamado “Efecto Obama”. En 2008 el entonces aspirante presidencial demócrata, llegó a ser llamado “el candidato de la generación de los millennials” por enfocarse en conseguir el voto de la población nacida a partir de 1978 a través de su campaña 2.0 en redes sociales, lo que le dio una ventaja de 34 puntos sobre su entonces rival John McCain. Según especialistas, en México está muy lejos de que se reproduzca un fenómeno similar. Las estrategias de los candidatos no fomentan la conversación, pues se centran en el candidato. “De alguna manera creen que sus trending topics se traducirán en votos y modificarán cierta opinión pública”, añade Martínez.

Lo cierto es que hoy por hoy los usuarios, pueden consultar diarios de diversas partes del país o del mundo, acceder a blogs y videos; generarse una opinión propia y hacerla pública, aunque ésta no siempre sea aceptada o “bien vista” por el resto de los cibernautas.

Los Trolls, son usuarios que se ocultan bajo un pseudónimo para agredir e insultar a quienes no comulguen con sus ideas o valores. Según la agencia especializada en redes sociales, The Social Media Agency, el peligro de los Trolls en las redes radica en que “atentan contra la participación genuina de los usuarios en la red”, sin embargo, hay quienes aseguran que el anonimato en estos medios es un derecho y una “protección” al abuso de poder. “Uno de los argumentos principales de quienes defienden la política de nombres reales es el que éstos permiten elevar la calidad del debate, pues dicen, que el individuo al ser identificable tiene que participar con más cautela en línea.

El Internet y en especial los foros de discusión (sí, incluso 4Chan) y secciones de comentarios funcionan bien entre más libres sean, pura teoría del caos”, finaliza el especialista Antonio Martínez.

Tal parece que en las redes sociales como en la vida real nos regimos bajo las mismas reglas sociales, aunque éstas, muchas veces, no sean respetadas.

Política

en la web

De acuerdo con el estudio Hábitos de los Usuarios 2012, realizado por la Asociación Mexicana de Internet:

»El 51% de los usuarios que acceden a una o más redes sociales, dan clic a los anuncios políticos de partidos y candidatos.

»Entre ellos, 4 de cada 10 se han hecho seguidores de algún partido y candidato.

0.6% de las cuentas de Twitter en el país pertenecen a gobiernos o a políticos

29% de las cuentas en redes sociales en México son usadas a través de smartphones

psodi@proyecto40.com.mx