Reditos alrededor de 6%

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Irasema Andrés Dagnini

El comportamiento bajista del mercado energético influyó al inicio de la semana en el mercado de dinero, generando una mayor demanda de bonos gubernamentales, no obstante, la negociación de deuda seguirá atenta a los datos económicos estadounidenses, tratando de anticipar decisiones de política monetaria.

La desaceleración económica de China representa un problema para el comercio del resto del mundo y por tal razón los mercados de economías estrechamente ligados al país asiático reaccionan negativamente cuando se presentan cifras macroeconómicas poco alentadoras.

En esta ocasión, se dio a conocer que la actividad fabril de China se contrajo en julio más de lo estimado inicialmente, por un descenso de nuevos pedidos, provocando debilidad en la negociación de materias primas involucradas en su producción industrial.

Aunque la mayor relación comercial de México es con Estados Unidos y no con China, el mercado de dinero no pudo evitar coberturas de riesgo frente al firme descenso que se produjo en el precio del petróleo, de más de 5%, anticipando una reducción en las órdenes de compra de materias primas desde China, entre ellas de crudo.

La cotización del barril tipo Brent bajó 5.15% a 49.52 dólares, mientras el tipo ligero estadounidense, el West Texas Intermediate, disminuyó 4.14% a 45.17 dólares, niveles que representan un descenso de más de 20% en los últimos tres meses, su peor trimestre desde 2008, sin encontrar un punto de resistencia ante la amplia oferta mundial.

Sin embargo, para el mercado de dinero es determinante anticipar las posibles decisiones de política monetaria del banco central estadounidense (Fed), pero dando por descontada la normalización de la política monetaria, lo que preocupa ahora, son señales de cuál será la magnitud de incrementos sobre la tasa de referencia, por el impacto directo que tiene la negociación de bonos estadounidenses sobre los nacionales.

Lo más probable es que la Fed anuncie su primer incremento en tasas en septiembre, en alrededor de 0.25%, lo cual provocará un alza mayor/igual sobre la tasa de referencia local, mecanismo que ayudará a limitar la salida de capitales extranjeros de México, frenar el alza en réditos locales y la volatilidad del tipo de cambio.

 Banxico fortalece la macroeconomía. La Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles emitió un comunicado resaltando como prudente, consistente y oportuna la decisión que tomó la Comisión de Cambios del Banco de México, al aumentar la subasta diaria de dólares a precio mínimo y al reducir la variación de depreciación para inyectar 200 millones adicionales al mercado.

irasema.andres@3.80.3.65

Twitter: @IrasemaAndres