Seamos celulas vivas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Eugenio Lira Rugarcía

El ambiente en México se ha enrarecido, no sólo por los desastres causados por las tormentas que han golpeado con fuerza algunas zonas del país, sino también por los daños a la democracia provocados por la guerra sucia entre los partidos políticos y sus candidatos, de cara al proceso electoral del próximo 7 de junio.

Esto, aunado a la crisis económica, de seguridad y de confianza que nos están afectando, puede hacer que muchos se sientan invadidos por tal desánimo y temor que prefieran encerrarse en sí mismos y preocuparse únicamente por lo suyo, y ya no enterarse más de las campañas ni acudir a las urnas a votar.

Pero desentenderse de los demás no resuelve nada. No vivimos aislados del resto de la sociedad. Somos “células” de un solo cuerpo, llamado México. Olvidarlo, nos convierte en células muertas que provocan “gangrena” a la sociedad. ¡No permitamos que la “bacteria” del desaliento nos “mate”!

¡Seamos “células vivas”! Para ello, informémonos, analicemos y compartamos puntos de vista acerca de los candidatos y sus propuestas, ¿Tienen principios y los sostienen? ¿Respetarán la vida, dignidad y derechos de todas las personas? ¿Actuarán con transparencia y honestidad? ¿Velarán por la justicia? ¿Qué proponen para mejorar la educación, crear fuentes de trabajo y erradicar las causas de la pobreza?

Una herramienta útil para informarnos la ofrece la iniciativa #3de3, impulsada por el Instituto Mexicano para la Competitividad y la Transparencia, que ha invitado a los candidatos a publicar su declaración patrimonial, su declaración de conflicto de interés y su declaración fiscal en la página www.candidatotransparente.mx.

Cuando algo no funciona en el organismo, la solución no es ignorar lo que está pasando, ¡al contrario!, eso provoca que la enfermedad vaya creciendo y ocasione más daños al resto de la persona. Ignorar nuestro derecho y evadir nuestra responsabilidad ciudadana de ejercer un voto informado y libre, no ayudará en nada al país del cual formamos parte.

Los mexicanos podemos construir la nación que queremos, donde haya justicia, paz y progreso para todos ¡Seamos protagonistas! Exijamos campañas de altura a quienes pretenden servirnos. Informémonos, compartamos opiniones y acudamos a votar. No permitamos que nadie nos presione ni intente comprar nuestro voto. Eso sería dejarnos “amputar” de la vida democrática, provocando daños a la salud de México.

Al país lo formamos todos. ¡Todos somos México y México es de todos! Procuremos cada uno ser células vivas; células sanas, que no se dejen infectar por el desaliento, el individualismo, el miedo o la indiferencia; células en armonía con las demás células que forman la nación mexicana; células que sientan, piensen, dialoguen, participen y actúen; células atentas a lo que sucede y que exijan a sus servidores públicos que cumplan sus promesas de campaña y que trabajen en bien de todo el cuerpo, que es México.

*Obispo auxiliar de Puebla y secretario general de la CEM

Twitter: @MonsLira