Sábado 11.07.2020 - 21:45

Seguira la jauja turistica con esta paridad

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Gerardo García

Es que hasta el gozo tiene un límite. No es que, pensándolo negativamente, todo lo bueno tenga que terminar; más bien es que, tratándose de asuntos tan mundanos como la paridad cambiaria, en ocasiones el beneficio llega a traspasar una línea en la que se puede convertir en perjuicio. Una delgada línea roja que habrá que revisar en este caso cuando se traspasará.

Habrá sido China ayer o cualesquiera otra razón; el asunto es que el dólar traspasó un techo inimaginable hasta hace poco y cerró a diecisiete pesos casi con cincuenta centavos por cada billete verde. El euro, al igual, rompió la barrera de los veinte pesos por cada moneda de la Unión Europea. Una situación en extremo complicada para muchos de los sectores económicos del país. Habrá que revisar qué sucede en el sector Turismo.

En principio no ha sido tan mala noticia en algunos segmentos de esta industria. En los destinos que reciben turismo internacional, principalmente Cancún, Riviera Maya, Vallarta y Cabos, así como en algunos hoteles urbanos en Ciudad de México, Guadalajara o Monterrey, las tarifas se pactan en dólares y resultado de la devaluación de la moneda nacional –y de la ocupación exitosísima- los números en las estadísticas de ingresos y gastos deben tener a varios inversionistas celebrando a todo lo alto. Con las tarifas sujetas al tipo de cambio, los ingresos crecen y los gastos se mantienen en pesos. Un buen negocio; el asunto es hasta dónde.

Ha terminado la temporada de verano y el éxito en estos destinos fue mayúsculo. El turismo nacional viene representando ya más de una tercera parte del pastel en destinos de sol y playa, como los que refiero líneas arriba, lo que antes no sucedía. Ese crecimiento del mercado podría verse menguado si el tema de la paridad afecta, como lo comienza a hacer, a otros sectores. La devaluación de la moneda mexicana sí golpea a la clase media nacional, que se ha convertido en uno de los principales mercados para destinos que antes no los contaban. Ahí un riesgo que, de igual manera, habrá que revisarse. Los mexicanos que viajan al extranjero, principalmente a Estados Unidos de Norteamérica, habrán de pensarlo seriamente con la paridad existente. Seguramente se inhibirán los viajes al extranjero y podría haber ahí una oportunidad para los destinos nacionales, en la medida que los hoteleros y prestadores de servicios adecúen sus tarifas a la realidad del mercado mexicano. Es verdad igual que con esta paridad, México se convierte aún más en un destino más económico para el principal mercado turístico, el estadounidense; pero esa es una mirada corta. Lo que está sucediendo en el mundo parece ser el preludio de una crisis como la que se vivió en el 2008; la caída de China y el crecimiento marginal en Europa, no avizoran nada bueno. Si en los últimos cinco años el turismo en el mundo creció a niveles superiores al cinco por ciento anual, una crisis de la magnitud que podría suponerse, necesariamente afectará a la baja el sector que se suponía no se complicaría.

Hay una fuerte turbulencia y muchos turisteros seguramente habrán de dejar de sonreír. La desaceleración de la economía golpea al turismo.

Jgg0868@gmail.com

Twitter: @gergarcia68