Ser “sociedad civil” y vivir de la política

Jennifer Aniston se casará en ceremonia privada
Por:
  • ruben_cortes

Pareciera una táctica de algunas organizaciones civiles que lucran con la política: convertirse en una molestia para los políticos y, después, obligar a los políticos molestados a darles un lugarcito en sus proyectos. Es el caso de Ahora, la iniciativa electoral de Emilio Álvarez Icaza.

Porque, antes de integrarse a la campaña presidencial de Ricardo Anaya, el político con organización civil Álvarez Icaza subió a las redes un video en el que colocaba a Ricardo Anaya en “el grupo selecto de la impunidad”. Y la presión funcionó: Ricardo Anaya le dio ocho candidaturas a Ahora.

Éste es el video:

http://mobile.twitter.com/EmilioAlvarezI/status/834266794105962498/video/1.

Y el resultado de la presión es éste:

El grupo de Álvarez Icaza se llevó una rebanada del pastel del Frente PAN-PRD-MC, en el que sobresale una diputación federal sin competir para Lucía Riojas, quien intentó ser candidata independiente a Jefa de Gobierno, pero de 74 mil 546 firmas, sólo consiguió cinco mil 698.

Por cierto, que Álvarez Icaza había expresado en entrevista con El Universal que su organización llegaba para “desafiar a la clase política, decirle a la gente que no se sienta reprimida, que Ahora puede ser una alternativa”.

Pues, menudo desafío, menuda alternativa, eh: su candidata desafiante hizo el ridículo como aspirante ciudadana y al final tuvo que aceptar una curul gratuita que le consiguió su jefe Álvarez Icaza, a través de gestiones con aquél a quien consideraba parte del “grupo selecto de la impunidad”.

Dijo Álvarez Icaza:

“Seguimos discutiendo los bonos de nuestros diputados y senadores y las chingaderas que nos dicen para explicar el gasolinazo, como si fuéramos imbéciles. Que reduzcan sus gastos. Hay enormes, las cuentas que se dan, el moche institucionalizado, los privilegios”.

Pero ahora Álvarez Icaza gozará de esos privilegios. Como senador cobrará 236 mil 67 pesos mensuales, además de tres millones 936 mil 200 pesos al año por dietas, asesores, gestión territorial, capacitación, gasolina, celulares, comidas, aguinaldo, vacaciones y “estímulo”.

Privilegios que Emilio Álvarez Icaza también quiere para su hermano, José Álvarez Icaza, para el que consiguió una candidatura de mayoría relativa al Senado, siempre, claro está, con los buenos auspicios de aquel a quien consideraba parte del “grupo selecto de la impunidad”.

Pero el hermano de Álvarez Icaza sí tendrá que ganarse el voto ciudadano haciendo campaña. En eso le fue mejor a Lucía Riojas, la fracasada candidata independiente a la CDMX, pues como diputada ganará 149 mil 230 pesos mensuales, más coches, celular, dietas, seguro médico, gasolina.

Así que Álvarez Icaza debe estar satisfecho: criticar a Anaya le funcionó para que Anaya los mantenga, a él y a su gente de Ahora, enchufados al presupuesto, y haciendo lo que antes Emilio Álvarez Icaza consideraba “chingaderas”.

¡Chapeau!