Sexenio perdido

Rescatan niño que cayó a zona de cocodrilos en Michoacán
Por:

Si a pesar del shock que se espera para el 2010 se alcanza la recuperación prevista por los economistas del sector privado y se logra sostener en los siguientes dos años, aún así la administración de Felipe Calderón será un sexenio perdido en materia de crecimiento.

Sí… pero no. Así rechazó ayer el Presidente de la República la existencia de una contradicción entre su perspectiva sobre el desempeño económico del país y la que el martes pasado delineó Agustín Carstens, su secretario de Hacienda.

Como le informamos en la sección México de esta edición, Felipe Calderón afirmó desde Bogotá, Colombia: “El punto más crítico de la crisis está quedando atrás, ya comenzamos a registrar incrementos en diversos sectores, pero el próximo año tendremos que enfrentar un shock económico”.

Detalló que para la integración del paquete económico para el próximo año, se explorarán todas las alternativas necesarias para cubrir el hueco que “asoma” en las finanzas del gobierno por 300 mil millones de pesos. Dijo: “No hay mucho que inventar. La verdad es que para cerrar un hueco en las finanzas públicas se requiere reducir gastos o aumentar ingresos o permitir un déficit público. ¿Qué es lo que debemos hacer? Me parece que tendremos que buscar la mejor combinación de las tres alternativas”.

Aún en este contexto adverso, los economistas del sector privado estiman que el país podrá lograr una recuperación de 2.5% para el próximo año; sin embargo, para alcanzar el nivel que el Producto Interno Bruto tenía previo a la crisis, se necesitará un crecimiento sostenido hasta el último año de este sexenio.

En este escenario, el crecimiento de la economía mexicana a lo largo de este sexenio sería de un promedio anual de 0.6%, la menor tasa desde el gobierno de Miguel de la Madrid.

Pensándolo bien, este dinamismo sería entonces inferior al aumento de la población, que llegará a 110 millones de personas, con lo que la tasa del PIB por habitante sería negativa.

Ese es el riesgo de un escenario inercial sin reformas: los mexicanos perderíamos otro sexenio.

manuel.herrera@3.80.3.65

asc