Si los quieres, ¡demuéstraselos!

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Esta semana el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibió a un nutrido grupo de políticos, empresarios, activistas y líderes religiosos en la Casa Blanca para pedir su apoyo y reimpulsar el eterno debate sobre la necesidad de una reforma migratoria en ese país.

Es claro que Obama trata de seducir al electorado que le entregó la victoria en 2008, pero es igual de claro que los latinos sienten una profunda decepción ante la incapacidad del gobierno demócrata por ofrecer resultados en este y otros temas clave para la comunidad.

Por eso la reanudación del debate migratorio se da ante el entendible

escepticismo y la cautela de grupos de la sociedad civil que presionan a la administración del presidente Obama para que establezca una ruta clara hacia la reforma. Tan sólo en las últimas semanas el Congreso del estado de Georgia aprobó una ley gemela a la SB1070 de Arizona y en Detroit agentes federales detuvieron a padres de familia indocumentados, afuera de una escuela, mientras llevaban a sus hijos a clases.

Entre los asistentes a la reunión convocada por Obama se encontraba el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, quien administra una de las ciudades en las que se ha registrado el mayor crecimiento de población de origen mexicano en los últimos 30 años.

En 1980 existían alrededor de 6 mil 700 paisanos viviendo en la gran manzana, hoy la cifra supera los 170 mil. De los 10 grupos de inmigrantes, más importantes en la ciudad, los mexicanos tienen la mayor tasa de empleo. De hecho, tienen más posibilidades de conseguir y retener un trabajo que los propios neoyorquinos.

Pero el caso de Nueva York no es para nada único y las cifras del censo que se han ido dando a conocer en los últimos meses lo confirman. Los más de 50 millones de latinos que viven en Estados Unidos representan el segundo bloque poblacional, hispanoparlante, más grande del mundo.

Se trata de una comunidad que representa a una de cada seis personas en Estados Unidos; uno de cada cuatro nacimientos y 95 por ciento del crecimiento de la población adolescente hacia el 2020.

Los hispanos son la decimoquinta economía de consumo más importante del mundo y su crecimiento aumenta al ritmo de más de un millón de individuos por año. En ciudades como San Diego, California, los latinos dejaron de ser la primera minoría para convertirse ahora en mayoría, según las cifras del censo.

Esta nueva realidad demográfica modifica el mapa electoral y, por lo tanto, el quehacer político en un momento en el que las elecciones presidenciales del próximo año monopolizan la agenda de Washington.

Ni republicanos, ni tampoco los demócratas han logrado avance alguno en el tema migratorio, pero Obama sabe que será difícil ganar la reelección sin el voto latino. Por eso las entrevistas, las apariciones en la televisión hispana y la reunión en la Casa Blanca.

 La Caminera. Veo a algunos funcionarios del gobierno federal viajar por el país, especialmente al gallo azul, y me pregunto cuántos de estos viajes obedecen a tareas de la cartera en mano y cuántos a la promoción de sus precandidaturas hacia la presidencia. Habría que checar con qué frecuencia realizan estas giras porque, si resulta que son novedad, será —más— difícil justificar los viáticos, ¿o no?

enrique.acevedo@3.80.3.65

Twitter:@enrique_acevedo