Si no atrapan a Duarte, lo hará Yunes

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • francisco_cardenas_cruz

Los agentes de la Procuraduría General de la República y los elementos de la Comisión Nacional de Seguridad que, real o presuntamente, buscan al gobernador de Veracruz con licencia, Javier Duarte, tienen apenas 48 horas para localizarlo y detenerlo: de lo contrario, podrían ser las autoridades de Veracruz y su sucesor aliancista, Miguel Ángel Yunes Linares, que toma posesión del cargo este jueves, las que lo hagan.

Y es que en diversas declaraciones y entrevistas, éste ha insistido con tanta seguridad que el expulsado priista, acusado pública y penalmente de haber saqueado el estado que gobernó, está en México y que por lo tanto lo investigará para hacerlo público y denunciar sus ilícitos. Mucho debe saber seguramente sobre su paradero.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

Si como lo aseguró el Presidente Enrique Peña Nieto ante la cúpula del PRI, en ese partido no tienen cabida corrupción, encubrimiento e impunidad, los priistas surgidos del tricolor que gobiernan casi la mitad de las entidades federativas, estarían en riesgo de ser expulsados, igual que lo fuera su excolega de Veracruz, Javier Duarte.

Sin embargo, por más advertencias de que eso llegue a ocurrir, no hay indicios, hasta hoy, de que así vaya a ser con los casos de actuales y anteriores mandatarios estatales que fueron y han sido acusados penalmente de actos de corrupción, que disfrutan de encubrimiento e impunidad y, sobre todo, de su insultante enriquecimiento.

El evento tricolor del domingo que encabezó “el primer priista del país” fue más bien, para convertir en consejeros nacionales del partido en el gobierno a los integrantes del gabinete presidencial, y de esa manera hacerlos partícipes de la selección de uno de ellos, como candidato a la Presidencia de la República en 2018.

A menos que por no ser priista pero sí ocupar uno de los cargos más relevantes de la administración peñanietista, como la Secretaría de Hacienda, se contemple la posibilidad de que José Antonio Meade Kuribreña, llegue a ser “el independiente” que tanto se busca hoy, ante el hartazgo ciudadano de tantos y tan costosos partidos políticos nacionales.

Que se haya incluido a los secretarios de despacho que son, y siguen siendo severamente cuestionados, parece ser más bien una estrategia distractora sexenal que ha perdido efecto.

Aquí apuntamos ayer el resurgimiento partidista de Luis Videgaray, el extitular de Hacienda, con la confianza, cercanía e influencia presidencial que es de sobra sabido y que aun después de renunciar al cargo, tras la “tormenta Trump”, es hoy el más conocido personalmente por el presidente electo de Estados Unidos, lo que, como dice la propaganda gubernamental, “cuenta, y cuenta mucho”.

fcardenas@pulsopolitico.com.mx

Twitter: @MXPulsoPolitico