Si no tienes enemigos y no eres incómodo, no has hecho tu trabajo: Zaldívar

El ministro señala que se deben respetar los derechos de defensa, de lo contrario cualquiera puede ser culpable designado; admite que el mandato de las urnas es austeridad

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Arturo Zaldívar Lelo de Larrea es ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y nos recibió en su oficina.

BB: Estudiaste siempre en escuela de maristas, ¿eres muy religioso?, porque por otro lado eres muy liberal.

AZ: Mis padres eran muy religiosos, yo estudié efectivamente en una escuela religiosa de los Hermanos Maristas, pero ellos eran unos religiosos liberales, muy cercanos a lo que entonces tenía bastante auge que era la Teología de la Liberación, entonces con un gran sentido social y a partir de ahí yo tuve un acercamiento con el humanismo, con una visión social de la realidad y con esa necesidad de tratar de transformar estructuras para que la gente pueda vivir un poco mejor. Entonces, aunque tuve una educación religiosa, fue abierta y poco a poco fui yo tomando mi propia línea de pensamiento, y hoy no estoy cercano a ninguna Iglesia en particular.

BB: Tus padres fueron muy conservadores en el sentido de la familia, pero también dices de una manera muy abierta que te impulsaron siempre para que dejaras Querétaro y vinieras a la Ciudad de México a estudiar, que siempre pensaras en grande.

AZ: Sí, ellos eran personas de los valores tradicionales de provincia y además de la religión y el sentido más ortodoxo de valores, principios, etcétera, pero al mismo tiempo eran gente que vivía de acuerdo a esos principios y particularmente mi mamá me impulsó para venir a estudiar a la Ciudad de México. Mi mamá empezó a dar clases de inglés para poder apoyarme en el primer año, después yo ya empecé a trabajar y ya pude ayudarme en mi manutención y en los estudios. Y por el otro lado, el ejemplo de mi padre fue muy importante porque es sin duda el hombre más honesto que conocí en mi vida, él se enfermó de esclerosis lateral amiotrófica muy joven.

BB: Estudiaste en la Libre de Derecho, que es una de las escuelas más difíciles que hay, y de ahí empiezas a hacer tu maestría en la UNAM.

AZ: Sí, y mi doctorado en la UNAM. Para mí realmente fue un cambio muy importante, yo siempre he dicho que el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM es mi casa, es el lugar donde tengo más amigos académicos, donde me siento más en confianza y donde he hecho mucho más labor académica.

BB: Incluso hiciste varios libros, con el maestro Fix Zamudio y más.

AZ: Exactamente, mucho trabajo académico en Jurídicas de la UNAM y muchos amigos, empezando por el maestro Fix Zamudio, Jorge Carpizo, Diego Valadés, don Sergio García Ramírez, de los más jóvenes Pedro Salazar, Lorenzo Córdova, Eduardo Ferrer Mac-Gregor, Miguel Carbonell, en fin, tengo muchos amigos en las Jurídicas, muchos y buenos amigos.

BB: ¿Quién fue tu gran maestro?

AZ: Don Héctor Fix Zamudio, es a quien yo considero mi maestro más importante.

BB: No te vas fuera de México a estudiar tu especialidad, pero empiezas a tener una trayectoria importante.

AZ: Sí, una vez terminando la carrera, mi objetivo era ser independiente, recién salido de la carrera pongo mi primer despacho y entonces entre 20 y 25 años  combino el ejercicio libre de la profesión en materia de amparo y derecho constitucional con la academia, con escribir y dar conferencias, etcétera. 

El ministro Arturo Zaldívar el pasado 1 de agosto.

BB: Durante muchísimos años tienes tu despacho, donde me imagino te va muy bien económicamente y de un día para otro decides cerrarlo para ingresar a la Corte, ¿cómo se da este trance?, ¿cómo buscas la Corte?

AZ: En algún momento, después de haber logrado todo lo que me había propuesto profesionalmente como abogado veo, por un lado, la necesidad de tener nuevos retos, ya realmente no me apasionaba ser abogado, ya no había emoción ni desafíos importantes y, por el otro lado, yo siempre había estado cerca del trabajo de los tribunales constitucionales y veía que era una manera de desarrollarme en otra faceta, pero además de tratar de incidir en el país, me di cuenta, sobre todo que en aquel momento era difícil transformar realidades desde el ejercicio de abogado, pero que desde la Corte se puede realmente incidir en la vida de la gente y hacer diferencia en el país, y por eso tomo la decisión de buscar ser ministro, afortunadamente logro llegar.

BB: ¿Cómo enfrentas los golpes de la vida como el cáncer que tuvo tu esposa?

AZ: Es de las cosas más difíciles que me han pasado, sí me afectaba, por supuesto, pero pues tratando de ser solidario, intentando tener paz mental, tener fortaleza y sobre todo que ella sintiera que yo estaba ahí, y que la iba a acompañar en todo momento y que íbamos a salir adelante, y afortunadamente salió adelante, hoy está perfectamente sana, así que ya estamos los dos muy felices.

BB: Eres de los ministros que pudiéramos llamar hipergarantistas, que primero se debe garantizar el proceso y los derechos de las personas, también has sido criticado por eso, ahí está el caso…, aprobaste el derecho al aborto, aprobaste la liberación de Florence Cassez, ¿cómo se dan estos asuntos tan controvertidos?

AZ: Bueno, lo que pasa es que creo que los jueces constitucionales no tenemos que buscar ser populares, cuando tenemos un asunto, al menos yo, trato de hacer lo correcto, lo que es mi obligación y hay veces que la decisión cae bien y a veces no, pero lo que pasa en muchas ocasiones, es que a veces al paso de los años se entiende la razón de lo que se hizo, se entiende que era una visión correcta y que eventualmente trajo cosas buenas para el país.    

BB: El permitir a las mujeres decidir sobre su propio cuerpo fue muy criticado.

AZ: Sí, o el caso que decías de Florence Cassez, quizás ése es el más controvertido, sin embargo, a partir de ahí, el debido proceso entró en el lenguaje de los mexicanos y hoy es una realidad que si no se respeta el debido proceso, pues los juicios se caen…. El caso de Florence Cassez fue muy mediático, pero hay muchos otros en los que hemos liberado personas y lo importante es cambiar paradigmas. El Estado no se puede comportar igual que los delincuentes, el uso legítimo de la fuerza pública para sancionar a alguien tiene que ser respetando los derechos de defensa porque si no cualquiera puede ser un culpable designado.

A partir de casos que llevamos podemos transformar la vida de la gente; podemos generar precedentes que puedan cambiar el país”

BB: ¿Cuál ha sido el caso que más trabajo te ha costado? ¿Ése?

AZ: En cuanto a presión social y política, sin duda, ése.

BB: ¿Al ministro Arturo Zaldívar le afecta presión social, política y la mediática?

AZ: Desde que llegué a la Corte, por los asuntos que he llevado, sí he sido sujeto de presión política y de presión mediática, pero para mí lo más importante es la paz mental. Cuando tienes la certeza interior de estar haciendo lo correcto, en eso descansas y creo que lo he demostrado con hechos que, a pesar de las presiones, he realizado lo que he considerado que es lo correcto. La guardería ABC, el asunto me llegó teniendo dos meses en la Corte y fue el primero donde hubo un impacto mediático, presiones por parte del gobierno en ese momento para que cambiáramos el sentido del dictamen en el que responsabilizábamos a altos servidores públicos, entonces en esos momentos uno tiene que decir: “Estoy haciendo lo correcto, estoy convencido de lo que hago”, y a partir de ahí ya no hay presión que valga. Para mí en lo personal creo que ahí están los hechos, yo no he cambiado mis decisiones ni mis votaciones porque haya presión.

BB: ¿Te genera conflicto tener enemigos?

AZ: No, yo creo que si estás en este cargo y no eres incómodo y no tienes enemigos es que no has hecho tu trabajo.

BB: Me imagino que el sueño de cualquier ministro es llegar a presidir esta Corte, ¿te interesa ser el presidente de esta Suprema Corte de Justicia?

AZ: A mí no me interesa ser presidente de la Corte por ser presidente de la Corte, si me interesa ser presidente de la Corte es para transformar el Poder Judicial, como no me interesaba ser ministro de la Corte por ser ministro de la Corte, creo que a los cargos hay que llegar por las razones correctas y para hacer las cosas correctas.

BB: ¿Se puede y se debe manejar un plan de austeridad en esta Corte, sin afectar el manejo del sistema?

AZ: Sí, además quiero ser muy claro, yo tengo por lo menos 4 años diciéndolo, creo que se puede hacer un esfuerzo muy importante sin afectar a los servidores públicos del Poder Judicial para hacer ahorros significativos en atención a una austeridad y que me parece que quedó claramente demostrada en las urnas que la gente la pide y que es urgente.

BB: Arturo, ¿cuál ha sido el día más feliz de tu vida?

AZ: Cuando llegó mi hija Mariana.

BB: ¿Y el más triste?

AZ: Cuando murió mi madre.

BB: Completa esta frase, Arturo Zaldívar es:

AZ: Un hombre que vive como piensa y piensa como vive.

Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Soy reportera, conductora, columnista, entrevistadora y documentalista

Todos los días escribo mi columna en el Diario La Razón.

Y todas las noches desde hace 9 años transmitimos a través de ADN 40 , junto con Jorge Fernández Menéndez,Todo Personal. Un programa de periodismo de investigación, analizando a profundidad los temas de coyuntura.

He realizado más de 150 entrevistas sobre trayectoria y coyuntura a los personajes más destacados de la política, cultura y espectáculo.

Escribo para la revista de seguridad del Diario Excélsior,Código Topo,y soy co autora de dos libros: Justicia Inútil y la Élite y la Raza.

Mi próximo libro Muy Personal está ya por publicarse.
Bibiana Belsasso

Latest posts by Bibiana Belsasso (see all)

Compartir