Son chingaderas

Ordena INE al Congreso de Colima retirar boletines
Por:

El pasado miércoles la Cámara de Diputados de San Luis Potosí, con el voto a favor de 22 legisladores (dos en contra, dos quesque se disculparon y no se presentaron) decidió, en un acto de sorprendente insensatez presupuestal, autorizar al gobernador Marcelo de los Santos endeudar a la entidad en 1,500 millones de pesos.

Así, a menos de dos meses de terminar su mandato, eleva durante un gobierno panista 172% la deuda del quinto estado más pobre del país.

Y es que mientras el equipo de Agustín Carstens y la comisión permanente de funcionarios fiscales de los estados -la que lleva el entusiasta chiapaneco Carlos Jair Jiménez- buscan una solución a nivel nacional para emitir un Bono Cupón Cero por 60 mil millones de pesos, el desorden lo inicia un moribundo gobierno local que desea hipotecar al recién electo gobierno de Fernando Toranzo.

Dice la vox populi que el saliente convenció a los diputados locales con cañonazos de 4 millones de pesos para admitir elevar la deuda. Lo cierto es que la situación afecta la percepción de calificadoras, como S&P que lleva aquí Víctor Manuel Herrera, como de Fitch que dirige Eugenio López, sobre el manejo presupuestal en los estados y por ende de la Federación.

Acuerdo ferroviario. Mañana, con la presencia de Juan Molinar Horcasitas y del secretario de Economía, Gerardo Ruiz Mateos, se prevé que finalmente se firme el tan anhelado acuerdo general para interconexión, tarifas de derechos de vía e interlineal. Se ha convocado a los graves contendientes, Alfredo Casar por Ferromex-Ferrosur y a José Zozaya por Kansas City México. Pero sólo irán sí sus patrones, Germán Larrea y Michael Haverty, aceptan participar en una solución de largo plazo.

Aeroméxico, vuelo bajo. Que el SAT, a cargo de Juan José Bravo y por instrucciones de Felipe Calderón, ordenó indagar a los funcionarios que aprobaron la estructura con que el Grupo Citi que preside Viktram Pandit se hizo del control de la aerolínea para reclamar la devolución de impuestos por 1,400 millones de dólares que, por cierto, no beneficiaron a los accionistas mexicanos como María Asunción Aramburuzabala, Manuel Medina Mora o los inversores de Actinver que encabeza Héctor Madero.

Sin requisito de planta. La Cofepris de Miguel Ángel Toscano tiene solicitudes de laboratorios internacionales para introducir al país 10 medicamentos nuevos contra cáncer y enfermedades metabólicas y tiroidismo. La Canifarma, que encabeza Jaime Uribe, reclama que a esos productos se les apliquen los mismos estándares de seguridad que los exigidos a los laboratorios con planta en México.

mflores37@yahoo.es

asc