Viernes 14.08.2020 - 06:17

Sospechas en la FIFA se confirman

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Bibiana Belsasso

El futbol sin duda es el deporte más importante del orbe, el más jugado, el más publicitado. En torno suyo se hacen millones de dólares de manera legal e ilegal. La FIFA, el organismo que rige su práctica a nivel profesional, es mucho más poderoso que varios gobiernos en el mundo.

Desde ahí se manejan los hilos de un poder capaz de generar ganancias inimaginables… aunque también se manejan los hilos de la corrupción.

Esta organización recauda miles de millones de dólares en ingresos, principalmente por patrocinios y derechos de transmisión de los mundiales por televisión.

Según los estados financieros reportados por la propia organización, en el ejercicio 2011-2014, sus ingresos ascendieron a los cinco mil 718 millones de dólares.

Desde hace años se ha sabido de fraudes, sobornos para obtener sedes y partidos amañados. Pero ayer se confirmó uno de los mayores fraudes en la historia de esa federación: un desfalco por más de 150 millones de dólares, cometido vía sobornos para conseguir contratos vinculados a los derechos internacionales sobre los torneos y en temas de promoción en general.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos y el FBI apoyados ambos por la policía suiza, iniciaron una investigación contra nueve funcionarios de la FIFA y cinco empresarios implicados en una trama de corrupción que duró 24 años. El resultado fue la detención, ayer por la mañana, en Zúrich, Suiza, de siete de ellos.

Se les acusa de fraude, lavado de dinero y asociación delictuosa y enfrentan procesos de extradición a Estados Unidos. Entre los detenidos se encuentran el vicepresidente del organismo rector del futbol y presidente de la Concacaf, Jeffrey Webb; el dirigente deportivo costarricense, Eduardo Li; el nicaragüense Julio Rocha; el vicepresidente uruguayo de la FIFA, Eugenio Figueredo; el venezolano Rafael Esquivel, y el brasileño José María Marín, además del caimanés Costas Takkas. También están imputados ejecutivos de empresas relacionadas con la FIFA: Alejandro Burzako, de la argentina Torneos y Competencias; Aaron Davidson, de Traffic Sports USA, y Hugo y Mariano Jinkis, del Full Play Group de Argentina.

Varias cuentas bancarias relacionadas con funcionarios de la FIFA han sido bloqueadas en Suiza, mientras continúa la investigación, y otros están en busca de amparos para no ser extraditados a Estados Unidos.

También, la madrugada de ayer , agentes del FBI registraron la sede de la Concacaf en Miami, como parte de la misma investigación que relaciona a directivos de la FIFA con la concesión de derechos a medios, mercadotecnia y patrocinio de competencias organizadas en Estados Unidos y América del Sur.

James Comey, director del FBI, declaró que nadie está por encima de la ley: “el futbol es un deporte hermoso. El campo es parejo. Este deporte ha sido secuestrado”, mientras la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, quien suma apenas pocas semanas en el cargo, ha dicho que esta trama de corrupción lleva por lo menos dos generaciones operando.

Joseph Blatter, presidente de la FIFA, dijo por su parte que “estas malas conductas no tienen cabida en el futbol”. Aunque lo cierto es que los fraudes millonarios se han cometido durante su mandato. Las investigaciones no terminarán aquí. Falta aún ver, entre muchos pendientes, cómo se dio el otorgamiento para las próximas dos sedes de mundiales: Rusia y Qatar.

Es momento de que haya una investigación seria en el futbol a nivel mundial, pero también en México, donde se debe hacer una revisión a fondo que determine si nuestro futbol está en orden. Aquí tenemos muchos promotores que se han hecho millonarios sin importarles el mal desempeño de algunos jugadores con los que hacen negocio.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter: @bibianabelsasso