Jueves 24.09.2020 - 19:20

Sustentabilidad en el ADN mexicano

Celebra PRI fallo de justicia española a favor de Moreira
Por:

En el mundo, el tema de la sustentabilidad se ha vuelto cada vez más importante y recurrente. Sin embargo la pregunta a responder es: ¿es la sustentabilidad parte de los valores y acciones del mexicano o estamos todavía en la etapa de alta difusión pero con muy pobre nivel de acción?

En México, los últimos 10 años han sido realmente dinámicos en cuanto al tema de sustentabilidad y hoy se puede observar un avance en el tema educativo. El concepto de Desarrollo Sustentable es uno de los principales puntos de la agenda del Plan Nacional de Desarrollo para el presente sexenio.

 La plataforma básica

Analizar el tema “sustentabilidad en el ADN mexicano” tiene diversas aristas. El primer esfuerzo se da al analizar tres conceptos principales: 1) El mexicano como individuo y su rol/vivencia frente a la sustentabilidad; 2) El mexicano en su rol social, y el grado de sustentabilidad en su nivel de convivencia, y 3) El mundo empresarial mexicano y la sustentabilidad

Tenemos que poner énfasis en tres factores que son fundamentales para el desarrollo en el ámbito de los individuos y las empresas:

1) Definición de estándares y puntos de partida/comparación. Para que el individuo -y posteriormente la corporación- tenga un entendimiento común con el resto de las personas cuando hable de temas sustentables.

2) Educación. Para lograr un medio de difusión tal que todos tengan un nivel mínimo de información/parámetros/aceptación sobre los temas, y sea factible lograr un proceso de comunicación y acción frente a los mismos.

3) Ética. Para que no quede el concepto en un círculo de conocimiento adquirido, pero sin influencia ni impacto para el individuo y su gestión del entorno. Es necesario que el conocimiento se transforme en acción a través de lograr creencia y adhesión a los conceptos aprendidos.

 El mundo empresarial

La Encuesta de Desarrollo Sustentable en México 2009 de KPMG aplicada a más de 150 directivos de empresas que operan en el país arrojó algunos datos interesantes:

1) El 55% de las organizaciones en México afirma contar con una estrategia de Desarrollo Sustentable.

2) Del total de organizaciones que no cuentan con una estrategia de sustentabilidad, más del 50% menciona que no considera importante a la misma o relevante para el negocio. Es decir, que no cree en el concepto.

3) Asimismo, como principales barreras para contar con un marco de Desarrollo Sustentable se mencionan diversas razones, entre ellas desconocimiento del tema, falta de un marco de referencia, y difícil implementación.

4) 17% de las empresas emite un informe específico de sustentabilidad, y el 66% de éstas confirma su adherencia a prácticas internacionales, como lo es el GRI G3 y el estándar AA1000, entre otros. De este 66%, sólo el 55% audita o verifica el reporte (es decir, menos de 5 compañías a nivel nacional).

Las organizaciones que sí creen en el concepto, perciben diversas razones para adoptar una estrategia de sustentabilidad que van desde la generación de valor al negocio, hasta lograr una diferenciación del producto.

 Finalmente, ¿cómo queda el ADN?

En conclusión, podemos mencionar que el mexicano como individuo, todavía se enfrenta a grandes retos en el tema de sustentabilidad, tales como:

1) Incrementar el promedio educativo.

2) Mejorar su vivencia de valores éticos y de compromiso consigo mismo y con sus semejantes. De no crecer en este tema, será sumamente complejo que se avance en el plano de sustentabilidad a nivel tanto organizacional como nacional.

3) Homologarnos al mundo. Aceptar estándares mínimos y partir de los mismos para mejorar.

4) Hablar un mismo idioma. El día de hoy el tema sustentable se menciona mucho, pero cual si fueran diversos idiomas, cada quien lo entiende de forma distinta, ya sea por confusión o conveniencia.

Finalmente pareciera que el proceso de transición de moda a vivencia de un concepto está en proceso en nuestro país.

México ha comprado el concepto de sustentabilidad y hoy podemos observarlo en muchos ámbitos: el gubernamental, la juventud, los programas educativos y los empresariales. Sin embargo, eso no es suficiente. Hace falta madurarlo, comprenderlo y realmente vivirlo.

El mundo demanda; México tiene poco tiempo para cambiar. Y en este esfuerzo de cambio, ya sea como promotor o grupo en proceso de cambio, todos tenemos una gran responsabilidad.

asesoria@kpmg.com.mx

agp