Viernes 4.12.2020 - 08:08

Tania Libertad canta a José Alfredo

Resumen de noticias en los embates del Covid-19
Por:

Referente cardinal de la canción latinoamericana, Tania Libertad cuenta con una trayectoria de más de 50 años. Intérprete sustancial del bolero latinoamericano, vals peruano, trova cubana, canción brasileña, ritmos del Perú negro, balada, salsa, ranchera, jazz, arias de óperas y folclor de América Latina, tiene en su haber más de 35 producciones discográficas de las cuales ha vendido 10 millones de copias.  “Voz desnuda acariciante”, al decir de Saramago. Peruana y mexicana. Latinoamericana. Orgullo tenerla entre nosotros todos los días.

José Alfredo y yo (Sony Music, 2017): un disco necesario en estos días de sinsabores. En este septiembre de dolor y escombros. Polvo. Amor derramado. Cada canción aquí, un remedio que hay que tomar despacito para que los acordes entren bien adentro y se aniden en el corazón lesionado en esta azarosa jornada presidida por la adversidad. / Tercer fonograma en que la intérprete de “Concierto para una sola voz” rinde homenaje al compositor de “El Rey”. CD/DVD con 15 temas emblemáticos del hijo de Dolores Hidalgo, Guanajuato, respaldados por un cuarteto de cámara (cello, viola, dos violines) completado con dos trompetas, la base tradicional del mariachi (guitarra, guitarrón,  vihuela) y otros instrumentos adicionales (salterio, arpa, clarinete, tuba, acordeón).

Tania Libertad se hace acompañar por una suerte de ‘mariachi de cámara’ que le da a los temas de José Alfredo una consonancia muy singular en la prosodia armónica. “Decidí conformar este ensamble muy particular donde combino la fonética del mariachi con  cuerdas más pujantes y otros instrumentos no muy usuales en la ranchera”, comentó para Las Claves la ganadora del Grammy Latino por Excelencia Musical en 2009.

[caption id="attachment_643028" align="alignleft" width="300"] José Alfredo y yoArtista: Tania LibertadGénero: RancheraDisquera: Sony Music, 2017[/caption]

Intérprete que se caracteriza por el uso de agudos: sin embargo, aquí el fraseo está elucidado desde un diálogo íntimo con José Alfredo. Sensualidad susurrante en el uso del registro medio al estilo de Lucha Villa. “Me interesaba conversar con él, tomar como pretextos sus canciones. Yo arropada en su espíritu. Yo solita con él con una copita de tequila y las melodías inundándolo todo. Este álbum es para eso, para espantar la congoja desde la pena, desde los arrojados azares que hay en cada composición”, abunda la vocalista peruana-mexicana.

El ensamble conformado incluye clarinete, tuba y acordeón en algunos temas: sonoridad que edifica diferentes acentuaciones de acuerdo al asunto de la pieza. Aparece el gran éxito “No me amenaces”  que La Tariácuri, Amalia Mendoza, impuso en los años 60 del siglo pasado, canción ranchera que Tania Libertad no había grabado en discos anteriores: versión en consonancia muy espontánea en un sugerente contrapunteo de cuerdas y voz. / Proverbial agasajo: “Vámonos”, “La Media vuelta”, “Amanecí en tus brazos”, “Cuando sale la luna”, “Tú y las nubes”… /  Coplas para entrar y quedarse. Fraseos arrebujados en el silencio: las guitarras cómplices se adueñan de la nostalgia. Llovizna de brumas. Acentos y timbres que imputan huellas que el amor y el desamor tutelan. Tania Libertad en una producción musical inolvidable: muy acertada para estos días de carcomas, grietas, encrucijadas y lilas muertas en la tierra.