Think tank

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Eduardo Ruiz Vega

Una de las misiones más importantes de cualquier órgano especializado, consiste en la realización de estudios sobre la materia que le ha sido encomendada. No hay mejores decisiones regulatorias, que las decisiones bien informadas.

La Comisión Federal de Telecomunicaciones, a pesar de haber absorbido en su momento al Instituto Mexicano de Comunicaciones, no fue capaz de desarrollar, con el potencial que se esperaba, la función de investigación, reflexión académica y publicación de estudios. La demanda de documentos operativos y de regulación para la etapa de apertura del sector de las telecomunicaciones a la competencia, fue demasiada. También, la escasez de recursos materiales y humanos presentes en la génesis del primer órgano colegiado encargado de la promoción y regulación de las telecomunicaciones en el país.

La reforma constitucional del 2013, marco una nueva etapa en el desarrollo de este sector, así como una transformación de su órgano regulador. El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), producto de este cambio estructural, nació fuerte jurídicamente y con un generoso presupuesto. Parte de esos recursos serán destinados, atinadamente, al desarrollo de las actividades que el Centro de Estudios de la institución ha anunciado en los últimos días. Esta unidad del IFT, tiene como propósito la investigación, el análisis y la reflexión a largo plazo respecto de los sectores regulados por el instituto.

De acuerdo con un comunicado oficial, el Centro de Estudios dividirá sus actividades en tres grandes rubros: “La elaboración de estudios y análisis sustantivos, administración de una biblioteca y compilación y publicación de materiales; análisis indicados específicamente por el Pleno del Instituto, ya sea por la disponibilidad de nueva información en cuanto a datos o por la introducción de nuevas políticas y la definición de los Lineamientos de Operación del Centro de Estudios, por ser esta una unidad de nueva creación y con una estructura novedosa en el sector público”.

La temática que propone analizar este centro en los próximos 365 días, resulta interesante, ya que incluye temas obligados de actualidad como la neutralidad de la red, la competencia económica entre los modelos OTT (over the top, por sus siglas en inglés, que se refiere a servicios de contenidos basados en el Internet, como Netflix) y los operadores tradicionales empresas de telecomunicaciones, así como la competencia de la televisión en línea en general. También, el Centro propone reflexionar sobre temas básicos como el desarrollo de subastas de frecuencias del espectro, la administración o gestión espectral y los efectos de la regulación asimétrica.

Pareciera, entonces, que el IFT tendrá su propio think tank. Enhorabuena. Al separar la labor de estudio, análisis y reflexión de largo plazo, de las necesidades ordinarias y coyunturales, esta iniciativa ha sido encaminada por el sendero correcto. Esperemos que el Centro mantenga autonomía, dentro del órgano autónomo y que muy pronto el resultado de sus trabajos nutra la discusión en las diferentes trincheras del sector.

ruizvegamex@live.com.mx

Twitter: @ruizvegamex