Topa Calderón con Pared... es

Romney anuncia voto por Cruz y denuncia racismo de Trump
Por:
  • larazon

La reunión matutina que tuvieron los gobernadores del PRI con la dirigencia nacional, los líderes de los sectores y los coordinadores parlamentarios fue casi catártica: una enumeración interminable de lo que llamaron “agravios’’ recibidos de parte del gobierno federal y de su partido, el PAN.

Convocados por Beatriz Paredes para analizar las medidas a seguir luego del asesinato de Rodolfo Torre Cantú, virtual gobernador de Tamaulipas –aventajaba 3 a 1 a su contrincante panista-, la clase priísta recibió en la casa de gobierno en Ciudad Victoria, la información sobre la convocatoria a un diálogo nacional realizada por el presidente Felipe Calderón.

Y la respuesta fue casi unánime: No.

Quienes más se opusieron fueron dos gobernadores que tendrán elecciones el domingo y que han sido “balconeados’’ con la publicidad de conversaciones privadas; el resto les hizo eco.

Pero no fueron los únicos.

También los coordinadores parlamentarios en el Senado y la Cámara de Diputados acusaron recibo de lo que llamaron “estrategias de descalificación’’ a pesar de que los priístas en el Congreso han aprobado, según sus cuentas, el 90% de las iniciativas presidenciales.

Y claro, también fueron los priístas los que sumaron el quórum necesario el primer día de diciembre del 2006 para que Calderón rindiera protesta como Presidente Constitucional.

Por eso no fue extraño que Beatriz Paredes agregara a su reclamo vespertino de justicia, un listado resumido de lo que los gobernadores se quejaron por la mañana –subejercicios, la utilización de las delegaciones federales con fines electorales, la guerra sucia- y la poco disfrazada negativa a tenderle la mano a Calderón en su convocatoria para el diálogo nacional.

Con ese lenguaje eufemístico que suelo utilizar, Paredes acusó a Calderón de lucrar políticamente con la muerte de Torre Cantú y de paso le recordó –le cobró- la contribución del PRI a su toma de protesta.

Victimizado, el PRI olvidó siquiera asumir la parte de responsabilidad que le corresponde en materia de seguridad en los estados que gobierna, entre ellos Tamaulipas, el más claro ejemplo de que el narco si puede declarar territorios autónomos.

Como sea, el clan priísta dejó la mano de Calderón tendida, a la espera de lo que pase el 4 de julio; si arrasan y no hay conflictos poselectorales, es decir, que no les regateen sus victorias, entonces quizá la convocatoria al diálogo prospere.

A ver si no es demasiado tarde.

 Será hoy por la mañana cuando el PRI tamaulipeco dé a conocer el nombre del candidato que sustituirá a Rodolfo Torre Cantú. Los favoritos siguen siendo Óscar Almaraz, en primer lugar, y Manuel Muñoz Cano, a quien la historia y el apellido le siguen pesando. El PRI tiene hasta las 10:00 horas para registrar al virtual nuevo gobernador ¿o es que alguien cree que otro partido pueda ganar Tamaulipas?

engranev@yahoo.com.mx

Twitter: @adriantrejo