Transgenicos, la hora del sentido comun

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Mauricio Flores

En próximos días el juez Francisco Peñaloza, del Juzgado XII Civil del Primer Circuito, decidirá entre conocimiento y oscurantismo, entre aplicación responsable de la tecnología y pensamiento mágico-religioso: ese juzgado definirá si proceden permisos para cultivo comercial de maíz amarillo transgénico tras largas fases experimentales, o los prohíbe como lo reclama la coalición Colectiva A.C. que lidera Adelita San Vicente.

Hace ya casi dos años esa coalición presentó una demanda y obtuvo una suspensión provisional contra Sagarpa a cargo de Enrique Martínez y Semarnat de Juan José Guerra para impedir el cultivo comercial a Monsanto, que dirige Manuel Bravo, Syngenta a cargo de Javier Valdez, Dupont-Pioneer ,que está por dejar aquí Jair Swarowski, y Down AgroSciences al mando de Ricardo Guimaräes. Pero sin esa prohibición, México habría avanzado hacia la autosuficiencia alimentaria, dejando de gastar anualmente 2.7 mil millones de dólares en importar 10 millones de toneladas de maíz forrajero desde países donde se cultivan transgénicos y, sobre todo, elevado la productividad y calidad de vida de millones de agricultores pobres.

Los asociados de Adelita, carentes de argumentos científicos que validen sus tesis de “fertilización cruzada”, supresión de especies endémicas y daños a los consumidores, presionan al poder judicial con la “Teoría del Compló” señalando a las “satánicas multinacionales” de querer chuparle jugo a los misérrimos campesinos y hasta de ser parte del amasijo neoliberal que mató a los 43 Ángeles de Ayotzinapa… casi igualito que los grupos de choque que atacaron el foro por la seguridad alimentaria en Milán la semana pasada.

Así, el juez Peñaloza puede abonar para una próxima edad de luces o rendirse al neo-oscurantismo.

 GMexico, insolvente. Por si algo le faltara en estos días —con el reclamo por el daño ambiental a los ríos de Sonora— Germán El Buena Onda Larrea recibió el oficio de la SCT, de Gerardo Ruíz Esparza, declarando insolvente la oferta técnica presentada por su división de construcción para construir y operar por 30 años el Libramiento Carretero Hermosillo. Quien sí pasó las pruebas de la subsecretaría a cargo de Raúl Murrieta, fue Propiedades Inmobiliarias de México de Jerónimo Gerard, Idinsa de Víctor Ortiz y Construmás de Eustaquio de Nicolás. Aún falta que se acepte su oferta económica de mil 60 millones de pesos.

 IMSS: aguas con el triglicérido. Llaman la atención las modificaciones a las bases de la licitación LA-019GYR047-T20-2015, orquestada por el IMSS: con tales cambios se omitiría el estudio de mercado para adquirir lancetas reactivas para medición en sangre de triglicéridos y otros indicadores de diabetes por lo que podrían importarse lancetas asiáticas de dudosa calidad.

Mucho ha hecho José Antonio González Anaya para eficientar al instituto como para tropezar con un diminuto contrato, pero del que depende prevenir una enfermedad que nos cuesta 90 mil millones de pesos anuales.

mflores37@yahoo.es

Twitter: @mfloresarellano