Triunfan “las tres c” en Colombia

Pide Eruviel cerrar filas ante contingencia
Por:
  • larazon

“Pobre Colombia”, dijeron los seguidores de Hugo Chávez en el periodismo mexicano, luego del triunfo imponente de Juan Manuel Santos, el candidato del partido de la U para la Presidencia de ese país.

Setenta a treinta ganó Santos, el candidato de Álvaro Uribe, el presidente de las “tres c” que afortunadamente gobierna Colombia desde 2002.

Uribe encontró un país quebrado, virtualmente entregado a la narcoguerrilla y sumergido en el descrédito internacional porque ahí no mandaba el gobierno sino los narcos, la guerrilla y el terrorismo.

El mandatario que ahora dejará el poder le devolvió a Colombia el crecimiento económico, a los ciudadanos les dio mayor seguridad y a los guerrilleros que trafican con personas y con drogas los batió con eficacia hasta arrancarles en una maniobra incruenta a su principal rehén, Ingrid Betancourt.

No fue sencillo. Para restaurar el prestigio de su país y la confianza en las instituciones colombianas, Uribe puso en juego “las tres c” que debe tener un Presidente en situaciones como la que él enfrentó: cabeza, corazón y cojones.

¡Viva Uribe!, puede gritar con legítimo orgullo la inmensa mayoría de colombianos que el domingo le dieron el triunfo a su brazo derecho en la restauración de la autoridad en ese país, el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos.

Uribe quiso buscar su segunda reelección, y el poder judicial le dijo que no. Acató el fallo.

He ahí una muestra de lo que es la división de poderes y cómo reacciona un mandatario democrático. Nada de referéndums amañados, ni presiones sobre el máximo órgano de justicia.

Moisés Naím escribió en El País del domingo que cuando Uribe subió al poder Colombia exportaba mil 330 millones de euros en productos no tradicionales (café y petróleo), mientras ahora doce mil 100 millones de euros, a pesar de la crisis internacional.

La economía de Colombia creció todos los años en que gobernó Uribe, la inflación se redujo al dos por ciento anual y la inversión extranjera aumentó notablemente por las nuevas condiciones de seguridad.

Se crearon tres millones de nuevos puestos de trabajo y ya la narcoguerrilla está reducida política y militarmente.

Naím hace la comparación del gobierno de Uribe con Chávez en Venezuela, donde la economía cayó 3.3 por ciento el año pasado y 5.8 por ciento en lo que va del año, lo que sitúa a ese país con el peor desempeño en toda América Latina, a pesar de las exportaciones petroleras.

Además, la capital de la inseguridad ya no es Bogotá, sino Caracas.

¿Duele? Me imagino que mucho.

¡Viva Colombia!

phl@3.80.3.65

Twitter: @phiriart