Una coalicion fragil

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Nizar Dana

en Ammán

Después de seis semanas de negociaciones el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, logró formar una alianza de cinco partidos radicales de extrema derecha y el miércoles anterior presentó su coalición de 61 escaños de los 120 del Knesset (Parlamento).

Netanyahu reconoció que han sido semanas duras y es consciente de que lo que le espera es más complicado aún; al no tener mucho margen de maniobras, como mínimo tendrá que aceptar el chantaje de estos partidos.

Con el objetivo de dejar las puertas abiertas para la incorporación de nuevos partidos a la coalición, declaró amargamente que tener más escaños le hubiese facilitado dirigir su cuarto gobierno; también conservó la carpeta del Exterior para él con la posibilidad de negociarla de nuevo con el ex ministro del Exterior, Avigdor Lieberman, miembro del Partido Israel Beytenu, que cuenta con seis escaños o con Isaac Herzog —cuyo partido posee 24 escaños y fue su principal rival en los comicios parlamentarios— y formar un gobierno de unidad nacional. Así que este ministerio será el señuelo para ver quién pica.

Los desacuerdos que hay entre Netanyahu y Occidente son bastante serios; entre ellos está el seguir ocupando el territorio palestino y tratar de eliminar cualquier posibilidad para la solución de los dos Estados. A esto se suman el proyecto nuclear iraní y los acuerdos firmados entre el grupo 5+1 y Teherán.

Parece que esta brecha entre el premier israelí y las potencias occidentales se profundiza más y más cada día… ¿Quién mejor que Herzog para arreglar los daños hechos por Netanyahu?.. Pero Herzog conoce la política y los intereses de Netanyahu y por tanto no es posible que forme parte de este gobierno de ultraderecha que al parecer no durará mucho; como es lógico, él no va a salvarlos.

Tampoco estando en la oposición puede formar un frente; la Lista Árabe Unida, partido que tiene sus proyectos y es la tercera fuerza parlamentaria y si Herzog aceptase entrar en un gobierno de unidad nacional dejaría a los árabes ser la fuerza de oposición en el Parlamento. Una situación que daría fuerza a la Lista Árabe Unida contra los proyectos que los discriminan y son de carácter antiárabe, algo que el actual gobierno no aceptaría nunca.

Mientras tanto el pueblo palestino bajo ocupación sabe que los días próximos van a ser los peores; la detención preventiva va a ser más dura e incluirá a menores de edad, el traslado dentro o entre sus ciudades se convertirá en algo más humillante aún y a Gaza la espera más bloqueo, más escasez y muy posiblemente

más guerra.

No se espera otra cosa de los miembros del gabinete de Netanyahu que continuamente manifiestan su violencia y su línea colonialista… van a aplicar a toda costa su prepotencia y van a seguir mostrando la cara fea de su ideología racista, sin darse cuenta de que están profundizando la fisura que hay entre Israel y el mundo… o quizá si se dan cuenta y no les importa.

nizardana.razon@gmail.com

Twitter:@NizarRazon