Una liga retro

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Jorge Ernesto Witker

De que se puede, no hay duda. Hugo se coronó bicampeón de liga en su segunda etapa al mando de los Pumas; Ferretti acabó con 29 años de sequía de los Tigres en su tercera etapa al mando del equipo y pudo ganar un título en su segunda vez como timonel puma. Tomás Boy mejoró sus antecedentes llevando al Morelia al subcampeonato del Clausura 2011 también en su tercera gestión.

No creo, sin embargo, que estos datos sean suficientes para justificar esta “moda retro” que impera en el futbol mexicano, porque hay muchos más casos de estrategas que no entregaron buenas cuentas en sus retornos “a casa” y la mejor prueba de ello es el Cruz Azul que no pudo ser campeón en tres distintas etapas de Enrique Meza ni en las dos últimas de Luis Fernando Tena.

Lo que se observa en estos meses resulta verdaderamente curioso. Si se ha dicho que el carrusel de entrenadores en la liga mexicana suele ser el mismo, que pocas caras nuevas encuentran sitio, y que sólo se intercambian banquillos, ahora resulta que lo común es recurrir a entrenadores que ya fueron cesados con antelación en esos mismos equipos.

Estos ataques de nostalgia, en algunos casos pretenden revivir días felices, como en el caso de Enrique Meza y su nueva incorporación a Toluca. El Ojitos es el entrenador que más títulos de liga (3) dio a la historia de los Diablos, pero esta apuesta parece olvidar que en el 2005 también recurrieron a sus servicios con nefastos resultados, pues 12 juegos después, con todo y ese brillante pasado, Meza fue cesado del cargo por la cúpula mexiquense de aquellos días que aún encabezaba Rafael Lebrija.

Algo similar ocurre con Ricardo La Volpe, que regresa al Atlante, equipo al que dirigió en dos distintas ocasiones previas y con el que obtuvo el campeonato en 1993-94, y hasta con Rubén Omar Romano, que pese a tener números francamente pobres como DT, se dio el lujo de elegir entre dos ofertas de trabajo para volver al Morelia, club con el que obtuvo dos subcampeonatos hace algunos años.

Tampoco es fácil de entender, más allá de que economía del club limitaba la posibilidad de contratar técnicos de verdadero relieve, que vuelva a los Gallos Blancos, por tercera vez, Carlos de los Cobos, un técnico que apenas fue capaz de ganar 22 de 99 partidos como DT en la liga mexicana, y que responsable del descenso de la franquicia en 1994.

La más increíble de las apuestas, eso sí, es la del Necaxa, que le entrega a Jaime Ordiales el control absoluto al nombrarlo técnico y director deportivo a la vez, casi como si de José Mourinho se tratara. En Televisa alguien pesado lo debe querer mucho, pues vuelven a apostar por un hombre que entregó cuentas muy tristes en tres años de trabajo con el América.

Por lo menos para refrescar el paisaje, no vendría mal variar un poco la baraja de entrenadores. Lo malo no es que ganen casi siempre los mismos, sino que en México acaban fracasando los mismos muchas veces. Increíble.

witkerjor@yahoo.com