Utilidades en la crisis

Es su galardón individual  74 en su carrera
Por:

La banca comercial logró sortear un semestre caracterizado por la peor recesión en la historia del país. En su conjunto mantuvo el crecimiento de sus utilidades pese al estancamiento en el negocio de otorgar créditos, gracias a los ingresos generados por la intermediación en el mercado de valores.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores a cargo de Guillermo Babatz, publicó su Boletín Estadístico de Banca Múltiple a junio, donde integra los resultados operativos y financieros de las 42 instituciones de crédito privadas autorizadas en el país, que tienen en operación 10 mil 487 sucursales, 30 mil cajeros automáticos y dan empleo a 57 mil 87 personas.

En el primer semestre del año la utilidad neta registrada ascendió a 32 mil 388 millones de pesos, lo cual significa un incremento real anual de 1.6 por ciento. Por banco, en la estructura de la ganancia neta por institución destacan dos elementos:

1) Cuatro quintas partes de las utilidades se concentraron en cuatro instituciones bancarias, en orden de importancia se encuentran tres filiales de bancos extranjeros: BBVA Bancomer, Banamex y Santander, y uno mexicano, Banorte.

2) Nueve bancos tuvieron pérdidas, entre los que se encuentran ocho de los llamados “bancos nuevos”: Wal-Mart, Bancoppel, Ahorro Famsa, Fácil, Multiva, Volkswagen, Amigo y Autofin.

En una revisión general al Estado de Resultados del sistema en su conjunto, se puede observar los renglones que en la operación contribuyeron a la generación de utilidades:

1) Se registró un retroceso en el negocios bancario, particularmente en los ingresos generados por intereses (-9.6%); esto, debido al cierre en las llaves del crédito que se reflejó en una caída en la cartera vigente.

2) Las comisiones cobradas por servicios o productos también cayeron. En términos absolutos fue equivalente a la pérdida de ingresos por intereses, pero en términos relativos significó un desplome de 26% real anual.

3) Las operaciones ligadas al mercado de valores en el llamado resultado por intermediación repuntaron hasta alcanzar 27 mil 730 millones de pesos cuando un año antes fueron por 914 millones. Los principales renglones que favorecieron estos ingresos fueron: la mayor valuación de productos derivados con fines de negociación, los títulos por negociar, y la compra venta de valores y derivados.

Pensándolo bien, los derivados que fueron un dolor de cabeza para empresas como Comercial Mexicana, fueron la tabla de salvación temporal para un sector como el bancario, que vio reducida su actividad tradicional y deteriorada la calidad de sus activos. De este último punto nos ocuparemos mañana.

manuel.herrera@3.80.3.65

fdm