Vamos ahorrando pa´ el muro

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • bibiana_belsasso

Y justo cuando pensábamos que en cuanto Trump ocupara la Casa Blanca su discurso en contra de los mexicanos y de la construcción del muro se diluiría, ahora Mike Pence, vicepresidente electo, reabrió la agenda respecto a la polémica propuesta de ampliar el muro fronterizo entre México y Estados Unidos

En una entrevista para la cadena de televisión estadounidense ABC, Pence reiteró que buscarán que sea México el que pague la construcción: “Hay varias maneras para que podamos acometer eso. Y el presidente electo va a elegir la mejor forma de proceder”.

Y explicó que el modo en que la administración de Trump pueda lograrlo es en la agenda de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que incluye a Canadá.

Pero ¿es posible que, como dicen Trump y Pence, se pueda obligar a los mexicanos a pagar por la construcción del muro fronterizo?

Trump habla de decomisar las remesas que los mexicanos envían a sus familiares cuando este dinero proviene de sueldos ilegales. Para llegar a esto, propone cambiar la Ley Patriótica en su sección 326 para obligar a las instituciones financieras a pedir documentos de identidad a quien quiera enviar dinero fuera de Estados Unidos o abrir una cuenta.

Esto no sólo rompería con la regla de la secrecía de los bancos, sino que también llevaría a que los trabajadores ilegales buscaran otras vías para el envío, afectando las ganancias de la banca.

Ha hablado de aumentar los costos de todas las visas temporales otorgadas o de cancelarlas, y de incrementar las tarifas para el otorgamiento de tarjetas para el cruce fronterizo. E incluso ha dicho que recortará la ayuda a México. El problema con el que se toparía es que en EU existe la división de poderes, y todas las medidas que puede tomar el Ejecutivo (excepto la declaración de una guerra) deben ser aprobadas por el Congreso.

Para que Trump logre implementar el alza de costos de las visas temporales de trabajo, las tarjetas de cruce fronterizo y las tarifas en los puertos de entrada a EU deberá enviar dichas iniciativas al Congreso y que éste las apruebe.

La dependencia estadounidense encargada de estos trámites es la United States Citizenship and Immigration Services (USCIS), que a su vez forma parte del Departamento de Seguridad Territorial (United States Department of Homeland Security (DHS), pero sin la aprobación de ambas cámaras no se puede hacer.

Respecto al condicionamiento que está mencionando, “la renegociación del TLCAN”, existen también candados. Todos los tratados internacionales cuentan con una llamada “cláusula de denuncia”, a la cual tiene que remitirse el país que manifieste que ya no está conforme con los términos anteriormente firmados.

Sin embargo, cada tratado cuenta con un tiempo de denuncia, por lo que tampoco podría ser instantáneo el deseo de Trump de modificar el también conocido como NAFTA.

Pero ésos no son los únicos obstáculos con los que se va a enfrentar Trump; aunque él está confiado en que se podrá renegociar el TLCAN sólo porque él lo quiere, no puede negociarlo sin la anuencia del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, con quien tiene amplias diferencias.

Además Trudeau tiene muy buena relación con México. Incluso acaba de eliminar las visas que se requerían para que turistas mexicanos visiten Canadá.

Trump no la tiene fácil, apenas está consolidando su equipo; dentro de él ya tiene enfrentamientos importantes y la construcción del muro le traerá más.

Desde el tema de destinar fondos federales para la construcción aunque él afirme que México lo va a pagar, hasta el enfrentamiento con los gobernadores como en el caso de California, Texas o Arizona, que seguramente se molestarán cuando les propongan imponer más trabas a los mexicanos que van a sus estados a gastar dinero o a realizar negocios.

Además los 50 estados de la Unión Americana cuentan con autonomía que seguramente harán valer cuando se enfrenten a la voluntad del Poder Ejecutivo.

La realidad es que tanto Trump como Pence saben que hay muchos obstáculos legales para que sus propuestas prosperen y por eso pueden prometer lo que se les ocurra.

Total, después van a salir con que el Congreso se los impidió.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter:@bibianabelsasso