Van por la Judicial del DF

Abandona Pataki campaña republicana por la presidencia de EU
Por:

La caída del jefe de la Policía Judicial del DF, Jesús Jiménez Granados, desató una sucia disputa al interior por el poder y dinero que representa el control de los agentes capitalinos.

Los bandazos del procurador Miguel Mancera profundizaron la crisis en la que metió a la institución, y si en 14 meses no pudo tomar el control, según lo reconoció él mismo, ya no podrá.

A estas alturas del partido la disputa ya no es por la jefatura de la Judicial, pues Mario Izazola, ex gerente de Seguridad del Metro y ex director operativo de la SSP en el Centro Histórico, la tiene segura.

Donde la mafia policiaca ha puesto los ojos es precisamente en el puesto que dejará Izazola como jefe del Estado Mayor Policial, segundo cargo en importancia en la estructura de la Judicial.

Varios directores que actualmente están en la estructura aspiran a subir, aunque hay uno que especialmente anda muy activo.

Se trata de Jorge Domínguez Martínez Vertiz, mejor conocido como Tiburón, que tiene un historial bastante interesante… y no precisamente por impecable.

Quienes han hojeado su expediente revelan que se mueve en los ámbitos de la corrupción pura, filtrando datos y traicionando a quien sea necesario para alcanzar sus objetivos.

Un simple vistazo a su historial explica por qué hacia dentro de la PGJDF preocupa que alguien como Domínguez Martínez pudiera valerse de la tibieza de Mancera Espinosa para llegar.

Se sabe que Tiburón fue compañero de Luis Cárdenas Palomino, actual coordinador de Inteligencia de la SSP federal, quien hizo públicos los datos sobre el homicida intelectual de Alejandro Martí, valiéndose de datos de la Judicial del DF.

Todo mundo señala a Domínguez Martínez como el que filtró los datos, pues fue él quien encabezó el cateo al domicilio de los hermanos Cañas Ovalle, consignados por integrar la banda de La Flor, de donde se desprende la investigación del caso Martí.

Otro asunto escabroso en el que estuvo involucrado fue en el asesinato de Enrique Salinas de Gortari, hermano del ex presidente de México.

El entonces procurador del Estado de México, Alfonso Navarrete Prida, lo acusó de haber borrado las evidencias del crimen pero libró el proceso.

Muchos recuerdan también a Tiburón como coordinador de Seguridad Pública del ex delegado en Miguel Hidalgo Arne Aus Den Ruthen Hag, a quien le armaba todas las mañanas la logística para que protestara con cacerolas frente a la oficina de López Obrador.

Pero quizá el hecho más bochornoso de su paso por esa demarcación fue cuando encabezó el operativo en que los Robocops que creó fueron golpeados y ridiculizados por vendedores ambulantes.

El expediente es largo y contiene una serie de señalamientos graves que permanecen congelados… pero ahí siguen.

jadrian02@yahoo.es

fdm