Violadores: si se casan no hay castigo

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • bibiana_belsasso

En varios estados del país el delito de violación no se castiga si el agresor accede a casarse con la mujer de la cual ha abusado. Los códigos penales de Sonora, Campeche, Baja California y Durango incluyen sanciones de entre tres meses y seis años de cárcel para quien copule con una persona mayor de 14 años y menor de 18, pero contemplan el perdón para el abusador si éste se casa con la víctima.

Todo queda oculto bajo el delito conocido como estupro, que supone el consentimiento del acto por parte del menor, por seducción o engaño, pero en el momento de haber matrimonio se cesa toda acción para perseguirlo o se extingue el castigo impuesto.

Juan Martín Pérez, director de la Red por los Derechos de la Infancia (Redim), dijo a El País: “el estupro es una forma tramposa para no reconocerlo como abuso, es un eufemismo. Es una puerta de salida rápida, porque quien tiene que demostrar que no fue con consentimiento es la víctima… Lo que tenemos son violaciones encubiertas que terminan en casos de trata (de personas), el perpetrador se casa y así se encubre la explotación con el matrimonio”.

Urge homologar los códigos penales de todo el país. No puede haber vacíos en la ley, como en este caso, que terminen por permitir que una mujer que ha sufrido de abuso sexual sea castigada de por vida al tener que casarse y convivir con el agresor.

Hace unos años realicé unos reportajes especiales en la zona triqui, en Oaxaca. Me tocó ver cómo por usos y costumbres las niñas de apenas 14 años son casadas a la fuerza y entregadas por sus padres a quien ofrezca más por ellas. Esto va desde pequeños terrenos hasta cartones de cerveza y animales. Ésta es una práctica común en muchos estados de la república. En esa ocasión pregunté a una menor que cómo se sentía con su futura boda y simplemente me contestó que ella acataba las decisiones de su padre.

Y esto lo traigo a colación porque muchas veces las familias no sólo consienten que una menor se case si es violada, sino que impulsan estas uniones. Bajo la lógica extremadamente machista llegan a pensar que si su hija ya no es virgen, por el motivo que sea, está mejor que contraiga matrimonio para no deshonrar a la familia.

La semana pasada Karina Padilla Ávila, diputada del PAN, propuso a la Cámara baja cambios al Código Civil Federal para armonizar la legislación vigente y establecer los 18 años como edad mínima para contraer matrimonio.

Esta medida además de ayudar a proteger los derechos de los niños y los adolescentes contribuirá a reducir el número de embarazos en menores de edad. México ocupa el primer lugar entre los países miembros de la OCDE por la cantidad de embarazos de muchachitas de 15 a 19 años.

Además, en nuestro país, sólo Baja California Sur, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Coahuila, Tamaulipas, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Estado de México, Guerrero, Puebla, Veracruz, Campeche, Quintana Roo y la Ciudad de México son estados que sí tipifican el delito de acoso sexual, que es una forma de violencia en la cual no existe subordinación laboral o escolar, sin embargo sí se da un ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima; las penas van desde seis meses hasta cinco años de prisión, dependiendo de la entidad. Pero no es así en todo el país.

Algunos estados solamente consideran el hostigamiento sexual, en el que existe una condición de subordinación de la víctima frente al agresor. El Código Penal Federal contempla el hostigamiento, pero deja fuera el acoso.

Por si fuera poco, en México, seis estados aún no tipifican la violación entre cónyuges: Colima, Jalisco, Quintana Roo, Sonora, Tabasco y Zacatecas.

Se tienen que cambiar algunas leyes y homologar los códigos penales para poder brindar protección a muchas niñas que han sufrido de violencia desmedida y todavía la justicia les juega en contra.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter: @bibianabelsasso