Visiones desalentadoras desde EU

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Joel Virgen Rojano

Decepcionantes. Así resultaron las cifras de creación de empleo en Estados Unidos en mayo, cuando solamente se añadieron 54 mil empleos a la nómina no agrícola, contrastando con una expectativa de 165 mil y 232 mil empleos creados en abril.

Definitivamente noticias no son alentadoras para los 14 millones de desempleados en nuestro vecino del norte. Más importante aún, estos datos se suman a la tendencia reciente en las cifras económicas en EU, que llevan un mes decepcionando a mercados y analistas.

Para aquellos más aprensivos, la posibilidad de una doble caída en el ciclo económico ha vuelto a repuntar. De hecho, aún con una postura más mesurada, no se puede negar que la evidencia reciente apunta hacia un nuevo periodo de debilidad económica que podría llevar a la extensión del apoyo cuantitativo por parte de la Reserva Federal o a posponer aún más el retiro de los estímulos monetarios.

En este contexto externo, los escenarios financieros y económicos locales podrían implicar más de un matiz respecto los vigentes hasta hace poco. Por razones de análisis, supongamos por un momento que la reciente racha de decepcionantes cifras en EU, derivan en una desaceleración importante en su ritmo de crecimiento en el mediano plazo. ¿Cómo cambiaría el escenario central para México?

- Crecimiento económico. Probablemente las previsiones se ajustarían a la baja desde sus actuales niveles para este año (4.4% en el caso de la encuesta mensual de Banxico). Esta revisión sería congruente con una posible desaceleración de la demanda externa, a su vez desacelerando al sector exportador local y su asociada creación de empleo.

- Política Monetaria. Sería de esperarse que la Junta de Gobierno, que ya de por si no expresa la menor intención de normalizar los niveles de la tasa de interés a un día en el futuro previsible, optaría por alejar aún más el inicio de un ciclo de alzas en la tasa de política.

- Curva de rendimientos. Asociado al descenso en las tasas de interés en EU que continuarían descontando una menor tasa real en el mediano plazo, sus pares locales también disminuirían, condicionando así un mayor aplanamiento en la curva de rendimientos local.

- Flujos de capitales. Ante un escenario de nueva debilidad en EU, los mercados comenzarían a descontar la permanencia de muy bajas tasas de interés en el mundo desarrollado por un mayor tiempo, lo cual continuaría incentivando un clima de amplia liquidez. En este contexto, los inversionistas tendrían que ponderar el atractivo de financiar sus inversiones a una tasa cercana a cero (EU) y la previsión de un menor crecimiento local y el probable ajuste a la baja en los precios de las materias primas a nivel internacional.

Creemos que este contexto, el fenómeno de “vuelo a la calidad” predominaría. Es decir, los beneficiados serían los bonos del Tesoro de EU, sus pares Alemanes y quizás el mismo oro en detrimento de la entrada de flujos de capitales a plazas emergentes.

- Tipo de cambio. En un contexto de renovada debilidad en la mayor economía del mundo y los capitales “volando” a puertos más seguros, muy probablemente observaríamos el debilitamiento parcial de buena parte de las monedas emergentes.

Nos encontramos en una nueva encrucijada. Por lo pronto pensamos que la debilidad económica en EU se tratará de un fenómeno temporal y que hacia la segunda mitad del año se regrese a un ritmo más alentador de crecimiento. No obstante, permanecemos pendientes al flujo de datos y a la capacidad de la economía local de mostrar signos de mayor repunte en la demanda interna que pueda atemperar el viento en contra proveniente del exterior.

jvirgenroj@banamex.com