Ya no espero lo peor

Obreros realizan paro nacional en Colombia
Por:
  • larazon

Desde las 11 horas del martes estoy viviendo en la incertidumbre. He tratado de pensar en otra cosa, de distraerme. Fui a ver Toy Story 3 (hasta pagué los carísimos boletos para la sala 3D), traté de clavarme con alguna novela, empecé a cocinar sin comida congelada…

No funcionó, ni Woody, ni Lucerito, ni los ingredientes naturales fueron suficientes para que mi cerebro dejara de pensar en el partido del domingo.

Ya no hay segundas oportunidades, pasado mañana se define todo.

Creo que voy al revés en las etapas del duelo emocional, de la resignación ya regresé a la negación. No quiero pensar que ya nos fregamos. En este Mundial todo puede pasar. Ayer se fue el campeón del mundo en la primera ronda ¿Por qué no aspirar a un triunfo como el de Eslovaquia? o ya de perdis…a un churrazo como el de EU.

Independiente de mi amor al Tri, mucho tiene que ver el adversario. Con Argentina es personal. Si de por sí, siempre hemos tenido un pique muy sabroso con los sudamericanos, las declaraciones de Maradona han venido a darle más sabor al caldo (mi marido parece poseído cada vez que lo oye, casi casi levita y vomita amarillo), pero creo que nos hace bien; su actitud omnipotente, confiada e intocable sólo ha propiciado que nos dé más hambre de triunfo. Que curioso… Si es cierto que la mayor fortaleza del equipo argentino es Messi, habría que reconocer que su mayor debilidad es el técnico.

Además tiene que ser una señal que el partido sea en domingo (día oficial de futbol y de clásicos), a la 1:30 p.m. (hora ideal para echar chela ), contra Argentina (nos sacaron en el Mundial pasado) ¡Y sin Raulito Jr! (Se va con los padrinos todo el fin de semana) ¡Ni mandadito a hacer! No, seguro no es hora de irnos… ¿O ya de plano me estoy volviendo loca y me estoy aferrando demasiado?

Será el sereno, pero estoy decidida a seguir con mi selección hasta el final. No me importa el riesgo de la derrota. Si pude sobrevivir al dolor de parto y a la depilación de bikini, puedo sobrevivir a cualquier cosa. Si ya de plano me pega muy feo me tomo el Valium de mi suegra y listo.

Muchos se han echado para atrás (como mi compadre Toño. Mi esposo dice que él no es un aficionado, si no un fan y que donde oye ovaciones ahí se pone), pero no juzgo a los desertores, inclusive los comprendo. Lo más sano es la retirada ¿Para qué quieren la gastritis y las agruras que traemos los traumados como yo?

Me veo y no lo concibo ¿Pueden creer que puse mi casa para el partido? Yo misma le llamé a mis compadres (a Toño medio que a fuerzas) Raúl esta que no se la creé. Está más enamorado que nunca. Me prometió trapear, no pedirme nada durante el juego y a no pelearse a golpes con nadie si nos empieza a ir mal. Estoy emocionada, voy a preparar el mejor pico de gallo de la historia y hasta voy a servir en platos de vidrio… mi selección se lo merece.

srita.puntito.razom@gmail.com