Zepeda y Juárez, prefieren el hueso

LOS BAZUCAZOS DE UBALDO

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

En lugar de convertirse en una oposición seria, bien documentada, para confrontar a quien los venció el 1 de julio, el panista Damián Zepeda y el priista René Juárez tenían prisa en deshacerse de la dirigencia de sus respectivos partidos para convertirse en coordinadores de la banca blanquiazul en el Senado y el guerrerense en pastorear a 45 diputados federales. Tenían prisa, pues de esa forma tienen “chamba” seis y 3 años, respectivamente.

El PAN y el PRI no saben cómo recoger el tiradero que dejó el “tsunami” AMLO, a su paso por las elecciones del pasado primero de julio. En el mermado partido albiceleste se dio un hecho raro, por llamarlo de alguna manera, ya que cuando en la no tan larga lista de aspirantes a suceder en la presidencia del CEN a Damián Zepeda, el gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez, era el puntero, entre otras razones por haber conseguido vestir a su estado nuevamente de azul y porque no es considerado “anayista”, resulta que él mismo se autodescartó, a la voz de que cuando concluya su gestión, se retirará a su casa.

Concretamente, Márquez señaló: “es un tema familiar y no están las circunstancias para buscar la presidencia del PAN y yo con esto dejo cerrado el tema”. Esto generó una serie de especulaciones no solo en las filas de Acción Nacional; ¿será acaso que no tiene la menor intención de sacarse “la rifa del tigre”, luego de ver la debacle en su partido?, eso es lo más probable, pero por lo que puede observarse hasta el momento, el resto de los “tiradores” albiazules sí le quieren “entrar al toro” y ya hasta se incluyó en la mencionada lista a Carlos Medina Plascencia, el exgobernador de Guanajuato.

En tanto en el PRI, como estaba previamente “cantado”, René Juárez Cisneros citó a una conferencia de prensa en la que anunció que dejaba la presidencia del CEN del tricolor y, de inmediato, se quedó en su lugar Claudia Ruíz Massieu. No quería quedarse sin empleo, pues va a buscar que lo apoye ese insignificante grupo que arribará a la Cámara de Diputados el uno de septiembre.

Juárez Cisneros se fue, eso sí, dando lecciones de lo que le pasó a su partido y las razones por las cuales perdió en los pasados comicios quedando en un rezagado tercer lugar en las elecciones presidenciales. Lo que sí, es que en el PRI, urge una transformación que, como lo subrayó el político guerrerense, sea del tamaño de la derrota que sufrió ese instituto político.

Pero sin dar el menor espacio ni oportunidad a la expresión de la disidencia interna, la cúpula del PRI decidió en fastrack ayer la llegada de Claudia Ruiz Massieu a la presidencia del tricolor y de Rubén Moreira a la secretaría general.

Atrás quedan si ser escuchados los reclamos de cuando menos 2 grupos inconformes internos que, encabezados por el exgobernador de Oaxaca Ulises Ruiz, y César Augusto Santiago, exigen dejar atrás el “gatopardismo”.

Enteradas evidentemente del golpe, estas corrientes emitieron un documento en el que se afirma que era justo el momento para “dejar atrás al neoliberalismo que impuso la tecnocracia que se adueñó del partido hace 30 años y que ha entregado como resultado un país desigual y empobrecido, para dar paso a un modelo socialdemócrata moderno, adaptado a la nueva realidad de una economía globalizada y a la era del conocimiento en la que vivimos.

El país que queremos todos es uno en el que no haya pobreza ni desigualdad; sin violencia, sin inseguridad ni impunidad; sin corrupción. Un país en el que la política sirva a la sociedad y no se sirva de ésta”. Pero todo indica que no aprenden que buscan acabar con lo que queda del tricolor.

+++

Y el dirigente del PRD, Manuel Granados, está a favor de apoyar las iniciativas progresistas de ley, según lo anunciado por la exministra Olga Sánchez Cordero, integrante del equipo de transición en el área de gobierno interior.

Dichas iniciativas, relativas a la Ley de Voluntad Anticipada y Derecho a la Muerte Digna; a la ley para Despenalizar la Marihuana y la Amapola, y la iciativa para separar a la policía de la Secretaría de Gobernación y constituir la Secretaría de Seguridad Pública, coinciden con el espíritu progresista del Programa Democrático para el Desarrollo Nacional y Regional del PRD, y de su programa inmediato Otro México es Posible.

El PRD apoyará tales iniciativas en el momento en que sean presentadas a la LXIV legislatura. Ante la ciudadanía nos comprometemos a que nuestros legisladores actuarán de modo congruente con la lucha por las libertades y los derechos progresistas de todas y todos los mexicanos.

+++

Por abrumadora mayoría que se tradujo en una fiesta democrática, la base del Sindicato de Trabajadores del Poder Judicial del Distrito Federal, en Asamblea General decidió elegir por un periodo de seis años al D. H. C. Diego Valdez Medina para mantenerse como su máximo representante sindical, donde anunció tres importantes reformas.

Explican que consultaron a la Asamblea el cambio de nomenclatura de este gremio por el de Sindicato Único de Trabajadores del Poder Judicial de la Ciudad de México. Los más de tres mil 920 agremiados presentes votaron por unanimidad, habiendo quórum legal avalado a través de fe notarial.

+++

Dicen que Jesús Zambrano ha preferido no manifestarse contra Omar Ortega, quien pretendió quitarle la coordinación del PRD en la Cámara de Diputados, pues ha estado acercándose a distintas personalidades de la izquierda evaluando lanzar un nuevo partido político, todo dentro de las corrientes del Sol Azteca. Nos aseguran que ya se contempla incluso buscar una operación cicatriz con el movimiento que iniciara Guadalupe Acosta Naranjo, los Galileos, para congregar una opción distinta a Morena.

Compartir